El Estado de Alarma ha desnudado al Ayuntamiento de Vitoria. En casi tres meses está siendo incapaz de tomar decisiones, y cuando lo hace, piensa lo justo. Tiene «mérito» enfadar a gran parte de la ciudad. Si te lo propones, igual no lo consigues.

es en una la crisis cuando ves la capacidad de los políticos. Esos que nunca o casi nunca han trabajado en la empresa privada.

Y que viven de las instituciones con conocimientos de resolución limitados.

La máxima del Consistorio fue: Ahora que estamos en estado de alarma aprovechamos para colar decisiones, que los ciudadanos tragan y tragan. ¡Pues no tragan! Ya se les vuelve en contra a los políticos.

Y la Casa Consistorial, se ha convertido en la de los líos.

Colectivos enfadados y decepcionados con la gestión del Ayuntamiento:

-Usuarios de autobuses. El desaguisado es importante. Una batalla personal del alcalde con los trabajadores, lleva a los ciudadanos a no disponer de servicios acordes con sus necesidades. Hoy es el día que no aumentan las frecuencias, los buses llenos con usuarios y , por tanto, más riesgo de contagios.

-Defensores de los árboles. Continúan las salvajadas destrozándolos en muchas zonas de la ciudad. Y cuando los ciudadanos enseñan las fotos, sale corriendo a justificarse. Antes oscurantismo.

-Hosteleros. Muchas dificultades para abrir terrazas. Los plazos administrativos desbordaron al Consistorio que no daba licencias.

-Comerciantes: Las ayudas de medidas higiénicas se anunciaron a finales de abril y las prometieron para su apertura. Hoy es el día que no les han llegado.

-Autónomos: Las pírricas medidas anunciadas por las áreas económicas del Ayuntamiento han sorprendido al colectivo más castigado. Sin novedades, solo marketing.

-Deportistas federados: La no reapertura de instalaciones municipales públicas afecta a ciudadanos que quieren hacer deporte y no pueden. Y eso que se pueden abrir legalmente. Pistas de tenis, atletismo, paddel… Un Ayuntamiento que no reacciona, mientras otras ciudades sí lo hacen. Silencio para tapar la incapacidad.

-Propietarios de coches: Se han reducido los parcamientos por medidas de seguridad en las aceras. Y eso dificulta la vida diaria de quien no tiene garaje. Pero lo más grave: si cambian las condiciones, ¿porqué no se reduce el precio del impuesto de circulación y las tasas de la OTA?

-Trabajadores públicos: Sin duda los empleados de Tuvisa son los más afectados. El Erte presentado contra ellos, y anulado por un juez, es la prueba. No son los úncios, hay protestas por recortes hechos de tapadillo.

-Familiares de víctimas: Hemos recogido en varias ocasiones las opiniones de familiares molestos por la insistente actitud de políticos haciéndose fotos usando la crisis como marketing de imagen. El alcalde se lleva la palma.

-Afectados por 4 grandes fracasos: No es un colectivo específico, es la ciudadanía en general. En primer lugar, la suciedad que se ha acumulado sistemáticamente en Vitoria, con procesos de recogida a todas luces insuficientes.

En segundo lugar, el lamentable mantenimiento de las zonas verdes y podas de árboles. Con una imagen de Vitoria selvática y con ciudadanos sin ver la luz por ramas en sus ventanas.

En tercer lugar, el nulo mantenimiento de la ciudad que la ha terminado de romper.

Y por último, pocos van a olvidar que no se bajaran los sueldos en aquel debate municipal, donde ellos mismos decidieron seguir cobrando lo mismo, mientras la ciudadanía está en Erte o con problemas económicos.

Seguro que tu tienes más, ¿Nos lo cuentas?

 


Compartir

3 Comentarios

  1. Y mas q saldran, ya sabes que con alcaldes como este solo y exclusivamente miran por el, desde que gobierna ni escucha ni quiere escuchar a los ciudadanos y diversas asociaciones, para las proximas eleciones sino quieres esto, no votes a este » alcalde».

    • Lo de los coches es de risa, nos teníamos que juntar todos y no pagar el impuesto de circulación, cada vez menos aparcamientos y limitar las calles a 20 por hora ya es de traca, carriles de bici en dirección contraria y por la carretera con el riesgo que supone eso tanto para los ciclistas como para los coches.

      Los sueldos no se los bajarán no, eso sí a los más desfavorecidos si a esos si.

      Quitar arbolado para poner cerezos, seguro que no hay árboles más fuertes y de mejor crecimiento, desde luego no soy quien para tomar esas decisiones pero a ver si pensamos un poquito las cosas antes de hacerlas porque menuda cuadrilla de gente que piensa por la ciudadanía para total no hacer las cosas bien.

      Cobrar ya cobran bien y cada vez más impuestos, multas etc para recaudar para eso si andan listos.

      • Totalmente de acuerdo con Txarli. Ahora, recuerdo que no sólo el PNV ha votado que no a bajarse el sueldo (el que todos se subieron a principio de legislatura por unanimidad).
        Por otro lado, este ayuntamiento -como le sobra el dinero- está mandando a buena parte de sus empleados a casa, a cobrar sin trabajar, con lo que su trabajo lo tienen que hacer los superiores (que cobran más por hacer ese trabajo que se queda sin hacer).

Dejar respuesta