Un lector escribe en Norte Exprés sus sentimientos a raíz de la superproducción mediática de algunos políticos en Vitoria en esta crisis del coronavirus:

CARTA INTEGRA:

«Mi amatxu falleció por Covid-19 en Gasteiz.

Y yo no quiero a ningún político de turno haciendo campaña con los fallecidos. ¡Todo para qué! Todo para fotos.

Ha sido muy muy duro que fallezca un ser querido y tenga que morir solo.

El dolor que siento es muy fuerte, me han arrancado un trozo de mi vida, y tener que escuchar a los políticos en estos tiempos, me produce vómitos.

Por favor, dejar a los fallecidos en paz y no hagáis primeras páginas con el tema, un poco de respeto, por favor».

Hasta aquí la carta ciudadana.

Nosotros queremos hacer una observación sobre la fotografía de ayer (publicada arriba). Se puede ver políticos frente al Ayuntamiento de Vitoria convocando a los medios de comunicación para su foto.

¿Cómo es posible que para la foto sí acudan, pero para trabajar en comisión o pleno, lo sigan haciendo desde su casa? O se va a o no se va al Consistorio.

Pero no solo para fotos.


Compartir

9 Comentarios

  1. Ni familiares de fallecidos ni una grandísima parte del personal sanitario y del resto de categorías que para ellos hemos sido como su familia, cuidandoles hasta el último momento. A ver si se enteran de una vez de que NO QUEREMOS VERLES NI EN PINTURA.

    Mi consejo para TODOS los políticos: que se invisibilicen durante muuuuuucho tiempo, sin fotos-declaraciones-comparecencias, porque los ciudadanos paga-impuestos nos sentimos muy cansados, tristes y sobre todo haaaaartos de ellos y de sus chorradas.

  2. Curiosa y muy buena la observación de Norte Exprés, que demuestra la «pasta» de esta cuadrilla de bien pagados. Jajaja.

  3. Los políticos utilizan todo y a todos para sus intereses, lo único que les importa son sus sillones para vivir bien, hay que erradicar los partidos políticos y a los políticos instaurando la demarquia, que es la elección por sorteo entre toda la ciudadanía de los cargos publicos, de esa manera desaparecen tanto los partidos como los políticos profesionales.

  4. He decidido que a partir de estas elecciones ya no voy a votar hasta que no aparezca alguien que merezca la pena. Y, visto el panorama actual, tendré que esperar a una próxima vida.

    Ni el miedo al resultado ni las amenazas van a hacer que cambie de opinión. Por mí como si sale elegido un marciano.

Dejar respuesta