entreseccion_noticia

Lo de la pista de hielo en Vitoria es irónico, incluso de riesgo, todos los años. Si no ocurre algo, revienta.

En menos de 24 horas ya está rota.

A nadie debe sorprenderle, puesto que siempre ocurre algo. Recordamos varias historias de su trayectoria en la Virgen Blanca:

1.- Para matarse en los aledaños.

2.- Cara y fea, denuncia la oposición.

3.- Una niña se parte los dientes.

4.- Subidas históricas de precios. Este año no.

5.- Preocupación entre padres por la instalación que podía herir a sus hijos.

En fin. Aún recordamos que no había dinero, o que se ponían carteles de Bilbao…


Compartir

Dejar respuesta