El jefe de CCOO pone a Álava como ejemplo de
foto ccoo

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha advertido de que su sindicato no puede tolerar la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores «por la obcecación» de la CEOE a subir salarios en relación al IPC y planteará un proceso de movilizaciones y tensionar las negociaciones de convenios colectivos.

En una entrevista en Radio Euskadi, Sordo ha pedido también a las formaciones políticas de «progreso», «que sepan sumar» y «no caer en excesos o cuitas internas» porque estará «mucho en juego» en materia de derechos y de servicios, si la «extrema derecha» tuviera un papel «determinante» en el Gobierno de España «como ya tiene en Castilla-León».

Según ha opinado, «la obcecación de CEOE al negarse a suscribir cláusulas de revisión salarial», ha hecho imposible un pacto de rentas y ha «dejado en vía muerta una propuesta sindical que era razonada y razonable», ya que permitía «garantizar a los trabajadores que no iban a perder poder adquisitivo e impedía cualquier tipo de espiral inflacionista».

La CEOE espera incrementar los beneficios de las empresas en este escenario inflacionista y «es evidente que eso no se puede tolerar y vamos a ir a un proceso de movilización y de tensionamiento de las negociaciones de convenios colectivos» de este año, ha sentenciado.

ALAVA Y A CORUÑA

Esa tensión «se está viendo» ya con huelgas en el metal de Álava y de A Coruña, entre otros conflictos del Estado, ha constatado. «Ese magma está ahí y los sindicatos, igual que hemos sido muy responsables en la pandemia», «en este momento vamos a apretar» en la negociación colectiva.

Además, CCOO exigirá al Gobierno «que no permanezca de perfil» ante la pérdida de poder adquisitivo y le ha instado a subir los impuestos a empresas, «por equidad social» para con esos recursos impulsar una renta para quienes no llegan a 1.000 euros de ingresos, que les ayude a hacer frente a la subida de precios.

Sordo ha avisado también de la importancia del momento político que vivirá el país en las próximas elecciones generales «porque la opción reaccionaria de que una fuerza neofascista como Vox no solo influya en la política, sino que entre en el Gobierno de España, es una opción evidentemente realista».

Ha considerado, en este sentido, que hacen faltan, espacios políticos con candidaturas de izquierdas «bien armadas» y «con un proceso de legitimación de un nuevo contrato social», porque hay «mucho en juego», ha planteado.

Sobre la regularización de los empleados temporales en el sector público, ha abogado por «combinar procesos de oposición y de concurso de méritos dotados de seguridad jurídica».

«Mal camino sería si por tratar de dar una salida» a los interinos «pensando solo en sus derechos, absolutamente legítimos, se habilitara una fórmula que acabara con algún problema de garantía jurídica», ha avisado.

JUAN CARLOS I

Por otra parte, ha opinado que la llegada a España de Juan Carlos I después de que hubieran prescrito las irregularidades fiscales o los delitos que se le imputaban o que se determinara que era inviolable, y en un momento en el que «hay millones de personas que no llegan a fin de mes, para irse de regatas, me parece que tiene un punto obsceno» y da «una imagen bastante frívola».



1 Comentario

Dejar respuesta