La candidata de EH Bildu al Ayuntamiento de Vitoria, Miren Larrion, ha insistido hoy en echar a Javier Maroto de la alcaldía de la ciudad.

Para ello anuncia una ronda de contactos que lleven a buen puerto esta reflexión que lleva repitiendo durante toda la campaña electoral.

Está dispuesta a dejar sus votos a otra formación para que eso ocurra. Lo cual es hilarante.

Que ella presente su candidatura y trate de lograr apoyos está en la lógica política, afirmar que se quita aun quedando segunda, es ya una broma. Parece que le da vergüenza gobernar o que no siente legitimada, cuando se ha postulado como la alternativa.

Esta cesión de votos, al PNV fundamentalmente, les obligaría a seguir buscando apoyos: o el PSE; o Irabazi y Sumando juntos, para llegar a 14.

Se puede dar la circunstancia de que el PNV, tras el batacazo, podría tener la alcaldía con Urtaran y con un gobierno de 5 concejales en manos de la izquierda abertzale, que es quién le pone.


Compartir

2 Comentarios

Dejar respuesta