(EFE).- La reforma del sistema de elección de alcaldes que va a presentar el PP aplicada a las elecciones del 24 de mayo habría abocado a Vitoria-Gasteiz y San Sebastián a votar en segunda vuelta, al igual que en una treintena de capitales españolas.

La reforma del régimen electoral impulsada por el PP implicaría una prima para aquellos partidos que superen el 35 % de los votos con una diferencia de cinco puntos sobre el segundo y, en el caso de que ninguno cumpla esos requisitos, la celebración de una segunda vuelta.

En el caso de Vitoria el PP ganó las pasadas elecciones locales con el 30,16 %, seguido de EH Bildu con el 19,82 %, aunque finalmente gobierna la tercera fuerza política, el PNV, ya que el candidato popular a la reelección, Javier Maroto, no consiguió ningún apoyo al margen del de su partido para su investidura.

En San Sebastián también tendría que celebrarse una segunda vuelta porque ganó el PNV con el 30,13 % de los votos, seguido del PSE, con el 24,92 %.

Según la reforma que proponen los populares, en la segunda vuelta bastaría con un 40 % de los apoyos o siete puntos de distancia con el segundo y, de no alcanzar ese listón ningún partido, se recurriría a la política de alianzas.

Por ello, la aplicación de esta reforma habría propiciado cambios en la composición de gobierno en Ciudad Real y Valladolid y habría abocado a 30 capitales a votar en segunda vuelta, entre ellas las principales ciudades españolas.

Tanto en Ciudad Real como en Valladolid el PP obtuvo más del 35 % de los votos y sacó más de cinco puntos de distancia al PSOE, que fue el segundo partido más votado y que finalmente logró gobernar con apoyos de Ganemos e IU en la provincia manchega y de Sí Se Puede Valladolid y Valladolid Toma la Palabra en la capital castellanoleonesa.

Tanto el PP como el PSOE han superado el 35 % de los apoyos en otras capitales, pero en todas ellas han logrado el gobierno municipal.

De hecho, en dos de ellas, Albacete y Cuenca, los ‘populares’ habrían tenido que enfrentarse a una segunda vuelta pese a recabar el 35 % de los apoyos al no haberse distanciado en cinco puntos del PSOE.

Otras capitales en las que el PP gobierna y que si se hubiese aplicado su reforma habrían necesitado una segunda votación son Teruel, Burgos, Ávila o Cáceres, pues en ninguna de ellas alcanzó esa barrera.

Se verían abocadas a segunda votación las principales ciudades de España, entre ellas Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza, pues en ninguna de ellas ningún partido se hizo con el 35 % de los votos.

Y también habría una nueva votación en A Coruña, Lugo, Cádiz, Córdoba, Oviedo, Pamplona, Huesca, Teruel, Tarragona, Lleida, Girona, Zamora, Toledo, Castellón, Alicante, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria.



Dejar respuesta