ESTE ARTÍCULO LO ESCRIBIMOS EL 26 DE MAYO Y VUELVE A LA MÁXIMA ACTUALIDAD:

Opinión Norte Expres

Hoy recorre el ambiente la posible expulsión de Javier Maroto de la alcaldía de Vitoria gracias a las declaraciones de EH Bildu y del PNV en ese sentido. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sacaría chispas a esa situación en el caso de que ocurriera para renovar su puesto en la Moncloa.

Hoy el jefe del PNV ha advertido al alcalde que puede haber unión entre más partidos para echarle, a pesar de su fracaso electoral en la capital,  y Bildu ha ofrecido sus votos para ese reto.

Si eso se produjera, muchos van a tener que retratarse y tendrá sus repercusiones. El PNV o el PSOE. Al primero se le caería cualquier posibilidad de influir en Madrid en el próximo gobierno central, hecho que siempre le ha gustado a los nacionalistas por eso de sacar réditos económicos para Euskadi. Al segundo, le van a calentar la cabeza en Madrid; la que le espera a Pedro Sánchez si insinúa un voto conjunto con la izquierda abertzale, es de primera división.

Podemos ha remontado. Si va con la marca oficial se puede salir en las generales, pero sumar sus apoyos a Bildu en Vitoria le acarrearía otro dramón a nivel nacional.

La Brunete mediática de Madrid sacaría sus armas a pasear. Y eso le daría chispas a Rajoy para ir de víctima en las generales. El PP sale bien parado en cualquier caso: o sostiene Vitoria o se lía parda.



Dejar respuesta