cazuela cacerolada vitoria

Siguen las protestas de los vitorianos con la gestión de los autobuses. Recogemos las últimas, con dos conceptos que sobresalen: el reconocimiento de que hay miedo a meterse en ellos por lo que los usuarios difícilmente crecerán así, y la petición de hacer protestas, como la de una cacerolada frente a la sede responsable: el Ayuntamiento de Vitoria.

Nada funciona, ya se estropean hasta las pantallas. Nada de nada funciona, como el 100% de las frecuencias, el gel a la entrada de los buses, el aumento de frecuencias en horas punta, el exceso de aglomeraciones sin soluciones como en otras ciudades

Seguimos dando voz al ciudadano y recogemos las últimas protestas e ideas en el Buzón Municipal:

1.- Y claro los ciudadanos están hartos. Unos aseguran que no se montan por miedo a las aglomeraciones. Otros piden que los niños se pongan también mascarillas en situaciones de mucha gente y sin distancia.

2.- «Chapuzeros y sinverguenzas. Frecuencias al 100%, dejaros de parches!! Ahorrad en puestos políticos!! Y dejaros de cenas ilegales en el Europa!!!», reclama un ciudadano.

Cacerolada

3.- Y hay quien propone movilizaciones: «Deberíamos ir todos los días frente al Ayuntamiento a hacer una cacerolada hasta que nos aumenten las frecuencias a tiempos de antes de la pandemia».

Usuarios que se bajan

4.- Incluso se producen decisiones sobre la marcha: «Numerosos pasajeros viendo la situación decidimos bajarnos» un día. «¿Cómo puede ser posible que con todas las restricciones que nos están imponiendo para evitar la transmisión de la Covid-19, vaya Tuvisa y no ponga un límite de pasajeros en los autobuses?».

¿Cita previa?

5.- Me parece que el ayuntamiento comente contínuas incongruencias, para determinados servicios que presta hay que tener cita previa, mantener la distancia social, etc. y ¿con el transporte, no?. Que alguien que me lo explique porque es difícil de entender…».

6.- Y otro: «Según los científicos del Gobierno Vasco, en el transporte público no hay transmisión del virus».

7.- CONCLUSIÓN DE UN VITORIANO QUE RESUME TODO LO ANTERIOR: «HAY MUCHA GENTE QUE TIENE QUE COGER EL TRANSPORTE PÚBLICO Y QUIZÁS POR MIEDO AHORA NO LO COJAN».


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta