Aumentan en Vitoria las peticiones para ir al cielo

Más servicios religiosos a la hora de morir en Vitoria. Esa es la conclusión de la memoria anual de salud de la Diócesis local. El objetivo, según las creencias religiosas, ir al cielo.

Sor Daniuska Rodríguez dirige el departamento y su intención es cuidar a personas que sufren. De hecho, atendieron a 5.060 personas el año pasado en todas sus áreas, un 90% más que el anterior.

En los hospitales de Santiago Apóstol y Txagorritxu los capellanes han distribuido una media de 3 comuniones diarias.

MAS CONFESIONES

Han confesado a medio centenar de pacientes (cinco veces más que el ejercicio anterior). Una dinámica que promete a sus seguidores el perdón de los pecados y la vida eterna.

TRIPLICA LA UNCIÓN DE ENFERMOS

El elemento más llamativo del estudio es que los religiosos han dado la unción de enfermos a 278 en total frente a las 94 del 2020.

Según las creencias religiosas, esta práctica «es una preparación para el paso de esta vida a la gloria eterna». Este sacramento «es una gracia de consuelo, de paz y de ánimo para vencer las dificultades propias del estado de enfermedad grave o de la vejez. La unción de los enfermos puede obtenernos el perdón de los pecados veniales y la remisión de las penas del purgatorio, pues son obstáculos que impiden la entrada al cielo«.

Estas cifras se dieron en el año de jubilación del responsable: Vitoria: Se jubila el capellán de Santiago y Txagorritxu – 

OBJETIVOS

Rodríguez también ha destacado que la oferta formativa para personas interesadas en acompañar a enfermos ha aumentado en este curso un 50%  mientras que la colaboración con parroquias y comunidades ha ido creciendo.

En la presentación de esta memoria anual de cierre de curso también habló de los principales objetivos de trabajo. De cara al futuro, esta médico y su equipo se fijaron seguir creando convenios y alianzas de trabajo con instituciones, asociaciones y organismos sociosanitarios.

También agradeció «a los usuarios y a sus familiares por la confianza en el trabajo de quienes formamos este departamento diocesano” animando a toda persona que lo demande, a saber que tienen este servicio “totalmente gratuito que les acompaña, reconforta y ayuda”.



11 Comentarios

  1. Es normal. La gente muere normalmente con bastantes años y esa gente es creyente. La próxima generación seguramente prefiera el infierno que es mas divertido….
    Y pensandolo bien , ¿ A dónde iba la gente A.C.?

    • Según la Biblia la salvación es un regalo que se obtiene solo por fe en la obra y persona de Jesucristo (Efesios 2:8-9).
      Lo de que se obtiene por los sacramentos es un invento de los católicos romanos.
      Siempre fue por gracia,siempre por fe antes de Cristo(mirando las promesas mesiánicas futuras) y después de Cristo (mirando a la cruz)
      El infierno no es divertido,es la peor de las condenas.

  2. Los últimos creyentes en la religión nacionalcatólica anclada en el s. XV buscan ir al Cielo. Los actuales creen en la religión musulmana anclada en el s. VII, y aspiran a ir a al Yanna. Cosas de la vida moderna y de la evolución de las especies que pasan en la comunidáutónomaduscai, exeuskalherria.

  3. Algunos creemos en dios
    Otros en Alah

    Y otros creen en Billy Gates, en la ciencia de consenso y en lo que le diga su movil o el partido.

    Ya lo dijeron «cuando uno deja de creer en dios, pasa a creerse cualquier cosa».

  4. No perdamos el respeto hacia todos los creyentes, incluso hacia los creyentes «en nada»
    No entiendo las críticas que se hacen a los católicos, musulmanes, etc por parte de los ateos, pues si están convencidos de que no hay nada….¿Por qué les escuece tanto que los demás sí creamos?
    Nosotros tenemos exactamente los mismo problemas que los demás, pero afortunadamente tenemos a Dios y la verdad, saber que hay un Cielo es un gran alivio en la hora de la muerte.
    Cuando uno se vacía de Dios, se llena de cualquier cosa, de ahí los malos rollos, andiedad y falta de empatía.

Dejar respuesta