El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha anunciado que esta semana el Ayuntamiento de la capital alavesa contará con el nuevo proyecto de presupuestos para el ejercicio 2021.

Una vez esté elaborado el borrador de las nuevas cuentas públicas, el gobierno municipal iniciará una ronda de contacto «con todas las formaciones políticas».

Y surge la primera pregunta: ¿Se subirán el sueldo? La norma les permite utilizar la tesis que realice el Gobierno central de modo general, pero siempre pueden renunciar en esta crisis a subirse los salarios, mientras hay ciudadanos en ERTE, en paro o en crisis.

Unos grandes sueldos ya que podrían verse aumentados. Algo que intuimos. Pero que esperemos no se produzca, con un gesto político ante los vitorianos. No estaría de más una bajada. Descenso que no se produjo en el último debate municipal al respecto.

Y la segunda cuestión tiene que ver con la apuesta municipal para paliar la situación: ayudas a empresarios y autónomos, servicios sociales, apuesta por las personas y no por los ladrillos de grandes gastos.

El alcalde de Vitoria ha confiado «en poder sacar adelante» el presupuesto, ya que, como ha explicado, «este año es vital» de cara a la «capacidad de endeudamiento» que pueda tener la corporación municipal a través de la Diputación alavesa y a la hora de poder recibir los fondos europeos.

El gobierno municipal, formado por PNV y PSE-EE, necesita del apoyo de alguno de los tres grupos políticos que conforman la oposición, EH Bildu, PP y Elkarrekin Podemos, para lograr una mayoría necesaria que le permita aprobar las cuentas públicas de 2021.

 


Compartir

6 Comentarios

  1. Por supuesto. Alguien lo duda? Dirán que si se lo suben los funcionarios ellos no son menos. Osea que subirán a yodo quisqui aunque no den un palo al agua

  2. La duda ofende, a esta panda de parásitos si no se suben el sueldo no les llega para llegar a final de mes.
    Tenian que cobrar por objetivos la ciudad iba a ganar mucho dinero, pues seguramente no cobraria ninguno.

  3. Por lo que hay que empezar para sanear la economía de este país a nivel nacional, autonómico y sobre todo municipal, es por controlar y cortar los sueldos y demás mamandurrias de la mayoría de los políticos y amigotes enchufados que viven del cuento como dios a costa del contribuyente y que chupan y maman y solo sirven para eso, para chupar y para mamar.
    Y ahora, para colmo -esto ya es la ostia- que en la situación tan desastrosa en la que nos encontramos, ya se sospeche que estén de nuevo pensando, como ha informado algún medio, en subirse una vez más sus sueldos y demás mamandurrias.
    Esta situación no puede consentirse por más tiempo y hay que terminar cuanto antes con tanto mangante y tanto chupón. El problema es cómo hacerlo.

Dejar respuesta