A mas de uno le arde la sangre cuando otros ciudadanos no llevan mascarillas. Es el debate de estos días. «Yo sí, él no».

Y estas críticas ciudadanas a quienes no las llevan, tiene bautismo: «fiscal de calle».

Primero fue la «policía de balcón» que recriminaba desde las ventanas las actitudes de quienes «se saltaban el confinamiento». Más tarde, los ministros de Sanidad, con lecciones médicas sin tener conocimientos.

Ejemplos

Hay ciudadanos que sugieren «a la Policía que acuda a zonas donde no se usa la mascarillas, como en parques», dice un vitoriano en el Buzón Municipal.

Y tras la sugerencia, la crítica: «Vamos camino de convertirnos en una sociedad policial, donde todos nos vigilamos a todos y todos nos miramos con desconfianza. Una cosa es ser imprudentes y otra muy distinta ponerse la mascarilla en la cima del Gorbea. Hoy toca ponérsela, cuando más pandemia había no, mañana nos dirán un nuevo cambio. Nuestros dirigentes no saben absolutamente nada; se mueven solo por el temor de que se les acuse de no haber tomado «las medidas necesarias» en caso de que se sigan produciendo brotes que, en su mayoría, son producto de la inconsciencia y no por quitarse la mascarilla en lugares con poca concentración humana. Esto es solo sentido común. Nos están domesticando y convirtiendo en rebaño».

Y señala otro ciudadano: «Totalmente de acuerdo con el comentario anterior. Aún no he conseguido encontrar articulo científico alguno que avale que haya que ponerse una mascarilla mientras se da un paseo sola o con mi pareja por ejemplo por Olarizu, Mendiola… Ni que porque me cruce con otras personas en ese trayecto, vaya a «infectar o infectarme».

Y quien se revuelve: «Vosotros con estos comentarios sois un peligro para los demás… Haced lo que os de la gana,.. pero ojalá que os pillen sin ella y os crujan… Ignorantes».

Y el punto final:

Durante el confinamiento surgió un personaje que podríamos definir como «policía de balcón», ahora en la «nueva normalidad», está apareciendo otro que es el «fiscal o policía de calle».

«Siempre dispuesto a cumplir y hacer cumplir lo que la ilustrísima autoridad competente en su sabio y justo proceder dicte en cada momento.

Hoy sí, mañana no, hoy sí, pero así no. Todo con tal de mantener el control del redil. Se permite balar».


Compartir

25 Comentarios

  1. Falta la figura del insensato que no la lleva, pero es mejor hablar de policías de balcón y no centrarse en los que joden el trabajo de los demás….

  2. Yo soy asmático y no la llevo. A ver quien es el listo que me dice a mi algo o me mira mal, que lo mismo se lleva dos guantazos bien dados. Esos «fiscales» de calle que se compren una vida y que vayan por ahí con cuidado, no vaya a ser que algún día les aplaudan la cara y con toda la razón del mundo.

  3. Yo soy un insensato entonces,por defender mis derechos fundamentales jajajaja
    Que borregos sois,meteros en vuestra vida y dejar a quien no quiera llevar el bozal tranquilo..Posdata..Apagar la tv y ver la mision anglosajona tan curiosos que sois

    • Ni veo la tele ni le creo las chorradas que sube la gente a YouTube. Que esas teorías encajen con tus ganas de no llevarla…. Pues me alegro por ti, pero no vayas de listo por leer a 4 iluminados, no vaya a ser que seas amigo del Dunning – Kruger.

      Está claro que los lugares más probables para pillarlo son los bares y el curro, pero entra en conflicto con que la rueda siga girando….. En fin, vaya nos espera

  4. Que fácil es hablar, sin tener ni idea de lo que se habla… más difícil es hablar tras haberse documentado…y todavía lo es más hacerlo tras haberse documentado y contrastado la información…., pero este país está lleno de catedráticos que no han pisado la universidad… Lo que me sorprende es que un profesional inicie este debate dirigiendo el mismo hacia conclusiones no basadas en certezas (porqué es importante que llevemos la mascarilla todos), sino en comentarios y chascarrillos muy poco científicos y que tienen mas que ver con la insolidaridad.

  5. Lo que es absurdo es que baje a trabajar a las 5 de la mañana con la mascarilla,pase 8 h trabajando con ella,y luego debajo de mi casa en el campo de fútbol de Salburua estén 30-40 chavales jugando como si nada.A que jugamos??

    • Tienes toda la razón del mundo. Quizá quien debe controlar su cumplimiento deba cambiar de calle o de zona, o de horario…, porque TODOS vemos y sabemos dónde acostumbran a concentrarse los INSUSTANCIALES.

      • Quienes tienen que saberlo y tomar medidas seguro que también lo saben pero no hacen nada. Mientras tanto, la gente en zonas sin riesgo alguno con mascarilla.

  6. No harian falta polivias de barrio si la policia de verdad hiciera bien su trabajo. Si la mascarilla es para todos…. Es para todos. Los consumidores de las terrazas la gran mayoria son unos caraduras, repito, la gran mayoría y no todos. En donde está la policia de verdad controlando esto?. Luego nos llevaremos las manos a la cabeza y veremos a los sanitarios trabajando como locos y jugandose la vida, entonces tambien habrá que pedir explicaciones y responsabilidades a la autoridad y alcalde Urtaran.

  7. Indignación de una trabajadora del hospital de Txagorritxu. He vivido como otros compañeros/as en primera persona lo sucido al comienzo del covid. Esto va dirigo al alcalde Sr. Urtaran. Cuando o paso por terras y veo consumidores sin mascarilla riéndose siento impotencia de no poder decirles nada. A estas personas me gustaría haberles visto en los centros sanitarios sin mascarilla cuando las personas practicamente fallecian en los pasillos. Sr. Urtaran, haga algo, haga cumplir la ley y a las autoridades que hagan su trabajo. Que no tengamos que volver al pasado, si es así habrá que buscar responsables.

    • Tienes toda la razón.
      Deberían preguntar a sanitarios sobre el uso de mascarillas y no a los políticos.
      Si llevando mascarilla todos nos aseguramos de salvar vidas y la economía…pues la tendremos que llevar aunque a nadie nos guste.

  8. La verdad es qué es horrible salir a la calle y estar todo el día con la mascarilla puesta,como borreguitos y en lugares imposibles de contagiar a nadie.Todos sabemos de dónde vienen los rebrotes.El ocio,aglomeraciones, discotecas, botellones.Todo cerrado y vigilado.Parece ser la única fuente de ingresos y con ello salvado el primero el confinamiento y ahora la mascarilla,sabiendo realmente de donde vienen los rebrotes y consintiendo y ahora a jodernos todos hasta la próxima

    • Pero el comando mascarilla como lleva la mascarilla hasta en casa, quiere que el resto tambien la llevemos en calles sin apenas gente. No tenemos el resto la culpa de las paranoias de otros cuando es bien sabido de donde viene realmente el problema como comentas que justamente es donde se debería usar ahi la mascarilla y no lo hacen.

      • El problema es que a la gente (al menos una parte) les da igual ponerse en riesgo a ellos mismos y a los demás. Las medidas iniciales no eran malas, pero no se cumplían ni las hacían cumplir (la policía). Así que la solución es mascarilla obligatoria (ahora la policía ya sí que multa…), y esto no nos gusta a nadie…pero peor es volver a ver enfermar y morir a personas y perder los puestos de trabajo….

        • Donde se debería usar desde un principio la mascarilla, se sigue sin usar. Esto sigue igual y los contagios van a seguir estando presentes.

  9. No haría falta policías (y nos ahorraríamos muchísimo dinero en sus sueldos) ni fiscales de calle, si esos que llaman borregos a quienes cumplen las leyes y animan a los demás a incumplirlas, hubiesen nacido con inteligencia. Ellos los pobres no tienen la culpa de haber nacido así. De un burro no se puede hacer un caballo de carreras y donde no hay mata no hay patata. Lo que le costó a Darwin demostrar que procedemos del los orangutanes, y lo fácil que lo entendemos ahora.

    • La cuestión estriba en saber quiénes son los inteligentes y quiénes los borregos.
      «Lex injusta non est lex», decía Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia. Y lo dice también la Biblia, «Ay de aquellos que dictan leyes injustas y con sus decretos organizan la opresión» (Isaías, 10, I), y el Papa Juan XXIII en la encíclica Pacem in Terris: «Las leyes contrarias a los derechos humanos, no son válidas…».»

  10. yo soy asmatica, tengo certificado medico, que puedo estar sin ella en la calle y en algunos supermercados, y por eso tienen que mirar mal, que tengan ellos asma a ver como aguantan todo el dia con la mascarilla

  11. ¡Pues yo estoy de suerte! Ayer, por primera vez en cuatro días no vi a nadie escupir en la calle (sí, eso sí con la mascarilla de babero). ¿Para qué se creerán que sirve la mascarilla? Si es para que no transpasen las gotitas de saliva, ¿qué creerán que pasa con su asqueroso escupitajo?

  12. ¿Y quién dictamina si una ley es injusta? ¿Y quién dictamina si una ley es contraria a los derechos humanos? ¿Cada cual según se le ocurra? Por ese razonamiento, ninguna ley sería justa; siempre habrá alguien a quien no se lo parezca. ¡Viva el libertinaje! Que cada cual haga lo que le venga en gana.Los derechos de cada uno terminan donde comienzan los de los demás. Como en este caso.

  13. Lo que habría que hacer es que la policía identificara a las personas que no llevan la mascarilla, sin motivos médicos, y crear una base de datos, y si posteriormente una de esas personas, identificadas, ingresa en la sanidad pública por infección del covid, que sea ella la que sufrague los gastos de las atenciones médicas.

Dejar respuesta