juicio
juicio

La Audiencia Provincial de Álava ha desestimado las alegaciones presentadas por Alfredo de Miguel, el cabecilla del mayor caso de corrupción juzgado en Euskadi, y ha ordenado que se ejecute su condena e ingrese en prisión.

El tribunal alavés también se ha pronunciado sobre la petición de no entrar en la cárcel de otro de los encausados, Iñaki San Juan, condenado a 4 años y 9 meses. En este caso la Audiencia admite su petición aunque la condiciona a que haga 347 días de trabajo en beneficio de la comunidad o pague un multa de 6.940 euros.

Alfredo De Miguel, ex número 2 del PNV en Álava y exdiputado foral, fue condenado a 12 años y 4 meses (aunque con un máximo de tiempo efectivo en prisión de 9 años), pero había solicitado que se le aplicara el artículo 80 del Código Penal, que recoge los casos en que pueden suspenderse las penas privativas de libertad.

En un auto dictado el pasado jueves 25 de mayo el tribunal alavés concluye que en este caso «claramente» no puede aplicarse ese artículo por varios motivos. El primero es que la pena de uno de los delitos por los que fue condenado (asociación ilícita) supera «por sí sola» los dos años de cárcel.

La Audiencia hace constar que De Miguel ha solicitado un indulto parcial para esa pena -este asunto se tramita en una pieza aparte- pero «a tenor del resto de delitos por los que ha sido condenado es muy dudoso que se le pueda conceder». Además, la «gran alarma social» generada por este caso es otro factor que lleva al tribunal a pensar que eL indulto tiene «escasa prosperabilidad».

ES «IMPOSIBLE» SUSPENDER LA PENA

En todo caso el tribunal explica que no puede tomar sus decisiones en función de «futuribles o hipótesis poco fundadas» (como la concesión del indulto) y que a día de hoy los «datos objetivos» hacen «imposible» la aplicación del artículo 80.

Además De Miguel «abusó» de su cargo público para delinquir, sus actos causaron «una gran conmoción social y es de justicia proceder al cumplimiento de las penas de prisión, máxime cuando era el dirigente de la trama y ya hay algún condenado por la misma causa que ha procedido a ingresar en prisión».

La Audiencia tampoco considera que haya «nada extraordinario» en sus circunstancias personales que justifiquen la suspensión de la pena aunque tenga hijos menores.

Se da la circunstancia de que en el caso de su mujer, Ainhoa Bilbao, también condenada, la Audiencia admitió que no entrara en prisión al ponderar que es madre de dos menores de edad y que su esposo está condenado en la misma causa.

El tribunal alavés ordena que en cuAnto el auto sea firme -hay un plazo de tres días para un último recurso de súplica- De Miguel ingrese en prisión.

IÑAKI SAN JUAN NO INGRESARÁ EN PRISIÓN

Por su parte, Iñaki San Juan, empresario y exedil del PNV en Leioa, sí eludirá la cárcel porque ninguna de sus penas supera forma individual los dos años de privación de libertad, ha pagado la responsabilidad civil, carece de antecedentes penales previos y el Tribunal Supremo le rebajó la condena.

La Audiencia reconoce en otro auto que los delitos cometidos por San Juan «son graves» y han causado «una gran alarma social» como defendía la Fiscalía, que se oponía a que no ingresara en la cárcel, pero se decanta por aplicar el criterio que usa en casos similares de «delincuentes primarios».

La suspensión de la pena está condicionada a que San Juan no delinca de nuevo en el plazo de 5 años y a que haga 347 días de trabajo en beneficio de la comunidad o en su defecto pague una multa de 6.940 euros.

La semana pasada la Audiencia ya se pronunció en sendos autos sobre las peticiones de suspender la ejecución de la pena presentadas por otros cinco condenados. En todos los casos admitió que no ingresan en la cárcel porque las penas eran inferiores a dos años, carecían de antecedentes y habían abonado la responsabilidad civil.

Además de la ya citada Ainhoa Bilbao, lograron eludir su paso por la cárcel Iratxe Gaztelu-Urrutia (esposa de otro de los cabecillas de la red corrupta, Koldo Otxandiano), Iñaki Echaburu, Josu Arruti y Sergio Fernández.

SIGUE PENDIENTE LA DECISIÓN SOBRE TELLERÍA Y OTXANDIANO

Quedan pendientes de emitir los autos relativos a los otros cinco condenados, aunque no todos tienen penas de cárcel. Por el momento el único que ha entrado en prisión ha sido el exdirector de Juventud del Gobierno Vasco Javier Sánchez Robles, que pasará en la cárcel alavesa de Zaballa 7 años y 1 mes.

Entre los autos que todavía debe dictar la Audiencia Provincial de Álava están los relativos a los dos principales responsables de la trama corrupta junto con Alfredo de Miguel: el exdirigente del PNV Aitor Tellería (condenado a 5 años de cárcel) y su compañero de partido Koldo Otxandiano (7 años y 6 meses).

Ambos han alegado enfermedad para evitar la cárcel. Esto obliga a efectuar el correspondiente examen forense médico, lo que demorará la decisión de la Audiencia y su posible ingreso en prisión. EFE



3 Comentarios

  1. Estos, cuando estaban haciendo sus jugadas, se creyeron que como en este país con los chorizos casi nunca pasa nada, esto era Jauja, así que ¡Viva la Pepa! Pero pasar, pasa, aunque no siempre y a ellos los pillaron. Ahora, alguno ya está encerrado y los pendientes de la decisión de la Audiencia deberían entrar rápido al patín, que dentro van a disfrutar un montón. Se lo merecen.

Dejar respuesta