Alfredo de Miguel ingresa en prisión ¿Al módulo de respeto?

La Audiencia Provincial de Álava mantiene la orden de ingreso en prisión de Alfredo de Miguel y de Koldo Otxandiano, encarcelamiento que las defensas de ambos condenados habían pedido que se suspendiera mientras se tramitaba la petición de indulto para ambos, según sendos autos hechos públicos hoy.

De Miguel fue condenado a 12 años y 4 meses (aunque con un máximo de tiempo efectivo en prisión de 9 años) por encabezar una red para obtener irregularmente contratos públicos de administraciones gobernadas por PNV y cobrar comisiones. Por el mismo caso, Otxandiano afronta una pena de 7 años y 6 meses.

Hasta el momento, la Audiencia ha rechazado todos los intentos de De Miguel y de Otxandiano de retrasar su ingreso en prisión. También ha denegado en otro auto conocido este lunes la petición de Otxandiano de no ingresar alegando enfermedad.

En los autos en los que se rechaza suspender la pena de prisión, fechados el 20 de junio, la Audiencia considera que ninguno de los dos acusados obtendrá el indulto.

En concreto, no aprecia «razones suficientes de justicia, equidad o conveniencia pública que justifiquen el éxito final de la petición de indulto».

En el caso de De Miguel, el auto subraya que sopesando los hechos juzgados, las condenas impuestas «-máxime cuando se le ha considerado cabecilla de la asociación ilícita-, la gravedad y la extensión de los hechos realizados a varias instituciones públicas de la Comunidad Autónoma hace difícil la prosperabilidad del indulto solicitado», además de recordar que los hechos generaron un sentimiento de alarma en la sociedad.

Por ello la Audiencia insiste en que De Miguel «debe cumplir sin demora la pena de privativa de libertad impuesta».

Respecto a los argumentos de De Miguel de que el juicio se demoró mucho y de que tiene que atender a su familia, la Audiencia los desecha por la complejidad de la instrucción y la posterior pandemia, así como porque la esposa de De Miguel trabaja y sus dos hijos estarían atendidos, «máxime cuando a la esposa, también condenada, se le ha concedido la suspensión» y no ingresará en prisión.

En el caso de Otxandiano la argumentación para no aceptar la suspensión mientras se tramita el indulto es muy similar, recordando la gravedad de los hechos y el sentimiento de alarma en la sociedad. Igualmente, repite el argumento de que la mujer, en este caso de Otxandiano, trabaja, sus hijos mejores estarían atendidos, y también fue condenada pero se aceptó su no ingreso en la cárcel.

PUEDE HABER MÁS RECURSOS QUE ALARGUEN EL INGRESO EN PRISIÓN

No obstante, contra estas decisiones de no paralizar las penas caben otros tantos recursos de súplica, de manera que se supone que las defensas los presentarán para retrasar aún más el ingreso en la cárcel de ambos.

Además, en el caso de Otxandiano, otro auto conocido hoy rechaza la petición de éste de no ingresar en prisión alegando enfermedad. Según el auto, el informe forense no considera que las patologías que ha alegado el condenado no pueden considerarse enfermedad muy grave y pueden ser tratadas dentro del centro penitenciario. También contra este auto cabe otro recurso de súplica.

Por último, la Audiencia ha hecho público un cuarto auto respecto a la situación de un tercer condenado en este caso, Aitor Telleria, condenado a cinco años de cárcel, del que el primer informe forense desaconsejaba su ingreso en prisión por enfermedad.

La Audiencia ha pedido al forense que amplíe este informe pericial, que, además, no sería vinculante para el tribunal a la hora de decidir si finalmente ordena o no que se cumpla el ingreso en prisión.

El único de los cuatro condenados por este caso que tienen que entrar en prisión y efectivamente ha ingresado ya en la cárcel ha sido el exdirector de Juventud del Gobierno Vasco Javier Sánchez Robles, que pasará en la cárcel alavesa de Zaballa 7 años y 1 mes. EFE



5 Comentarios

  1. Casos como el de De Miguel hacen que buena parte de la ciudadanía no creamos en el estado de derecho ni en la justicia. Qué tipo de ingeniería jurídica puede permitir que este sujeto todavía no haya entrado en la cárcel, y que si llegara a entrar, gracias a un indulto exprés pueda llegar a estar en breve en la calle. Luego se preguntarán las huestes jeltzales del PNV porqué la gente no vota. Demasiada gente vota para la corrupción política y moral que hay. Verdad señor Ortúzar?

Dejar respuesta