La sala Amárica de Vitoria acoge, por primera vez en España, la exposición «Miniaturas» del fotógrafo finlandés Pentti Sammallahti que aglutina 120 imágenes en blanco y negro de su obra de «gran belleza y en pequeño formato».

La comisaria de la exposición, Anne Morin, y la diputada de Cultura, Ana del Val, han sido las encargadas de presentar la retrospectiva de Sammallahti que en un principio iba a mostrarse en Niza pero la pandemia lo imposibilitó, y que ahora se estrena en la capital alavesa previo paso por Berlín.

La muestra, que permanecerá en Vitoria hasta el 19 de septiembre, reúne fotografías desde 1973 y hasta 2015 de los viajes del artista por diversos países de Europa y Asia desde su natal Finlandia a Rumanía, Estonia, Bulgaria, Rusia, Nepal, la India y Japón, pasando por vastos desiertos y densos bosques.

Morin ha explicado que la fotografía en miniatura de Sammallahti nace de la tradición del cuento y que, por ello, sus imágenes son pequeñas historias, «una fábula que dice en pocas palabras que basta con ver para que exista la belleza».

Los animales copan gran parte de protagonismo dentro de sus fábulas fotográficas en las que también tienen cabida paisajes naturales de gran belleza y la cotidianidad de las personas que pasan por delante de su cámara de fotos.

Morin ha definido al artista como «un orfebre de la fotografía» capaz de capturar el punto de belleza de cada imagen en una obra universal que supera a la palabra a través de un «lenguaje minimal que no requiere de grandes argumentos» y una estética muy medida en la que no sobra nada.

Con la premisa de que la belleza está presente en todo lo que se nos pone por delante, Sammallahti experimenta con la secuencia cinematográfica en su serie de fotografías sobre Estonia y utiliza planos cinematográficos para captar la nieve, las brumas matinales, el volar de los pájaros y la frondosidad del bosque.

Por su parte, Del Val ha destacado «el honor» que supone para Vitoria contar con esta exposición y ha señalado que en las fotografías de Pentti Sammallahti aflora «la delicadeza, lentitud y luminosidad» de la miniatura que precisa el trabajo de un orfebre de lo minúsculo.

Sammallahti nació en Helsinki en 1950, es nieto de una de las primeras fotógrafas de Finnlandia, Hilldur Larsson, y estudió historia del arte, matemáticas y musicología, una disciplina que impregna sus imágenes como «una partitura musical».

El fotógrafo finlandés ha expuesto en todo el mundo y su obra ha pasado ha pasado a formar parte de las colecciones de importantes instituciones internacionales como la Bibliothèque Nationale de Francia, el Moderna Museet de Estocolmo, el Museum of Fine Art de Houston y el Victoria and Albert Museum de Londrés. EFE


Compartir

Dejar respuesta