Policía Local ha abierto un expediente a una explotación ganadera del pueblo de Estarrona donde hace unos días detectó un vertido de purines en una acequia.

Una llamada ciudadana realizada al 092 alertó el pasado día 5 de febrero de que el agua del pequeño canal presentaba un color marrón y desprendía un olor desagradable. Una patrulla del Grupo de Medio Ambiente se desplazó al lugar donde comprobó que el origen de la contaminación estaba en una tubería enterrada -procedente de una explotación ganadera próxima- de la que salía un líquido que desprendía un profundo olor a purines.

Una vez constatados los hechos, Policía Local activó el protocolo establecido para estos casos y alertó al 112 para que se personara la Agencia Vasca del Agua (URA), competente en la materia. Los agentes colaboraron con los técnicos de URA en la toma de muestras del vertido para evaluar el impacto del mismo.

Por otra parte, la guardia urbana localizó y se entrevistó con el titular de la explotación sospechosa de realizar el vertido para que estuviera presente en la recogida de muestras, ofreciéndole la posibilidad de quedarse con una de ellas por si quisiera encargar un contraanálisis.

A pesar del fuerte olor y de la presencia de excrementos en el agua, el arroyo en el que desemboca la acequia no se vio afectado. Al día siguiente de los hechos, Policía Local comprobó que la acequia había sido limpiada.

A pesar de ello, en vista de todo lo expuesto y por si la explotación ganadera hubiera incurrido en alguna irregularidad, URA incoará el correspondiente expediente. De igual manera, Policía Local remitirá un informe al departamento municipal de Territorio y Acción por el Clima.


Compartir

Dejar respuesta