repsol rehabilitación

Repsol y Talgo han suscrito un acuerdo para desarrollar conjuntamente proyectos para impulsar la creación de trenes de hidrógeno renovable con la vista puesta en fomentar el transporte ferroviario sin emisiones en la Península Ibérica.

En virtud de esta alianza, Talgo abordará el diseño, fabricación y puesta en marcha de los nuevos trenes autopropulsados de media distancia y Cercanías, mientras que Repsol aportará su infraestructura de generación de hidrógeno renovable y la logística con la que cuenta la compañía para abastecer a la red ferroviaria.

Esta colaboración promoverá la consecución de uno de los objetivos marcados en la Hoja de Ruta del Hidrógeno aprobada por el Gobierno el pasado octubre, que establece como meta para el año 2030 contar con dos líneas de trenes comerciales propulsados con hidrógeno renovable, han señalado ambas compañías en un comunicado.

Este tipo de trenes pueden circular por vías no electrificadas y sin necesidad de instalar catenaria ni de realizar otro tipo de obras de adaptación.

Talgo, que cuenta en Rivabellosa (Álava) su principal planta productiva de alta velocidad, tiene una línea de desarrollo de trenes propulsados por hidrógeno que permitirán descarbonizar las líneas ferroviarias, especialmente aquellas de la red secundaria que no han sido electrificadas.

Para ello, ha desarrollado su tren Vittal One, una solución modular de Media Distancia y Cercanías alimentada por pila de hidrógeno que será el primer tren dual hidrógeno-eléctrico, y tiene además previsto poner en vía en el próximo noviembre un primer tren que permitirá validar este concepto en condiciones similares a las de explotación comercial.

Por su parte, en la presentación de su Plan Estratégico, en noviembre de 2020, Repsol anunció sus planes en torno al hidrógeno renovable y la instalación de una capacidad de 400 MW en 2025 y el objetivo de superar los 1,2 GW en 2030.

La compañía opera en Cartagena la mayor planta de hidrógeno de Europa y está desplegando proyectos en los polos industriales donde desarrolla su actividad. EFE


Compartir

1 Comentario

  1. Electrificar las vías del tren para acabar con el diésel cuesta al menos 2.810 millones
    creo que cuesta algo menos probar un motor de hidrogeno, solo es cuestion de probar prototipos

Dejar respuesta