La Unión Agronaganadera de Álava (UAGA) ha opinado que «la Administración es el principal enemigo de los ganaderos», por encima de la amenaza que supone el lobo, porque tanto la Diputación de Álava, como los gobiernos vasco, de España o de la UE «machacan vilmente» al sector «por la ecología».

Así de contundente se ha mostrado el representante del área agroganadera de la UAGA, Txema López de Abetxuco, durante su comparecencia este jueves en las Juntas Generales de Álava a petición del PP para explicar su postura sobre la decisión del Ministerio de Transición Ecológica de incluir al lobo en el listado de especies silvestres en régimen de protección especial.

López de Abetxuko ha cargado contra las instituciones y ha rechazado participar de un plan con el Gobierno Vasco para adoptar medidas que permitan la convivencia del ganado con la protección del lobo.

El presidente de UAGA, Javier Torre, ha señalado por su parte que «no es coherente» que el PNV vote a favor de proteger al lobo en Euskadi y luego lo contrario «cuando va a Madrid» y ha descartado volver a reunirse con el Consejo Asesor de Conservación de la Naturaleza del País Vasco, Naturzaintza, ya que «no han respetado» el sentido de las votaciones ni ha buscado «el consenso».

El sindicato agroganadero alavés ha explicado que el sector sigue «con los mismos precios de hace 30 años», se han reducido las indemnizaciones y ve con preocupación el recorte de los fondos europeos dependientes de la Política Agraria Común (PAC).

La UAGA ve «insuficientes» las indemnizaciones dadas por la administración ante ataques de lobos al ganado, puesto que «sólo valora al animal sacrificado» sin tener en cuenta los heridos ni a los abortos provocados por el estrés.

Los representantes de la UAGA han descartado que los seguros sean una solución, ya que son «muy caros» e «inasumibles», puesto que las primas van subiendo cada año y no las pueden afrontar.

Por todo ello, se han preguntado: «¿Quién es mi amenaza? ¿Un lobo de cuatro patas o los lobos de dos patas que tengo en las administraciones?».

La UAGA ha reiterado su oposición a la protección especial del lobo por ser un nuevo agravante que «hará desaparecer la ganadería extensiva» y ha pedido «sentarse a hablar» y no aplicar nuevas leyes «hasta que no estén consensuadas» ni se conozcan las medidas correctoras, así como las cuantías e indemnizaciones que va a poder recibir los ganaderos.EFE

Una mesa interinstitucional analizará la situación del lobo en Euskadi

El Parlamento Vasco ha pedido que una mesa interinstitucional analice la situación de lobo y su coexistencia con las explotaciones ganaderas en Euskadi, después de que la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural haya acordado dotar de protección a este animal para que no pueda ser cazado en España.

La decisión de esta comisión está pendiente de la aprobación de una normativa estatal que la desarrolle para ser efectiva.

El debate sobre el lobo ha llegado a la Cámara de la mano de Elkarrekin Podemos-IU, que ha reclamado la aprobación lo antes posible del Plan de Gestión del Lobo por parte del Gobierno Vasco y ha solicitado que se desautorice cualquier medida de control de la población de lobos en Euskadi, incluidas las batidas.

La iniciativa original ha decaído al contar con los únicos apoyos de sus proponentes, y finalmente ha salido adelante la alternativa propuesta por PNV y PSE-EE, que ha sido respaldada por el PP, con el rechazo de la Elkarrekin Podemos-IU y Vox y la abstención de EH Bildu.

A través de esta enmienda, el Parlamento ha emplazado al Gobierno Vasco a coordinarse con las diputaciones para constituir una mesa de trabajo con todos los agentes interesados para hacer un análisis de la situación del lobo y su coexistencia con la ganadería extensiva, previo a la redacción del plan de gestión de esta especie.

Además, ha instado a las instituciones competentes a proteger el «adecuado equilibrio entre los intereses generales», incluyendo medidas excepcionales a la prohibición de caza cuando una especie pueda llegar a poner en peligro la viabilidad de las explotaciones ganaderas o amenace la conservación de determinados hábitats.

Desde el grupo proponente, Miren Gorrotxategi ha considerado que la mesa de trabajo solo busca «retrasar» el plan de gestión del lobo y ha advertido de que las batidas «deben ser la última alternativa».

«Queremos un plan de gestión, no de aniquilación», ha insistido esta parlamentaria, quien ha comentado que no sabe «si el lobo es enemigo del ganadero, pero desde luego el PNV es enemigo de lobo», por lo que ha acusado al Gobierno Vasco de «querer aniquilar a los lobos a balazos, mostrando la misma sensibilidad ambiental que Trump y Bolsonaro».

José Antonio Suso (PNV) ha explicado que la presencia del lobo en Euskadi es «puntual», pero ha dicho que en caso de formarse manadas la convivencia con la ganadería extensiva no es posible por los «enormes daños» que puede causar este animal. «¿Al lobo protección y al ganadero qué?», se ha preguntado, antes de reclamar la necesidad de una reflexión conjunta entre todos los agentes implicados.

En la misma línea, el socialista Txarli Prieto ha subrayado que «no se trata de vencer, sino de convencer» e intentar que todas las partes alcancen un acuerdo que, no obstante, ha calificado de complejo porque «es supercomplicado tratar de poner de acuerdo al lobo, a la vaca, a la oveja, al ecologista y al cazador».

Itxaso Etxebarria (EH Bildu) también ha reconocido que el asunto es «complejo y difícil», por lo que ha defendido que cualquier medida que se tome debe estar precedida por el estudio de la situación y tener en cuenta la protección de la ganadería extensiva. «Hay que buscar un equilibrio, una realidad no se puede oponer a otra», ha planteado.

La representante de PP+Cs Murial Larrea ha insistido en que «no se puede hablar del lobo sin hablar de los ganaderos» y ha dejado claro que «la supervivencia del lobo en el País Vasco no puede recaer sobre los ganaderos, sus bienes y sus familias».

Por último, Amaia Martínez (Vox) ha defendido una estrategia de control del lobo y el papel de los cazadores. «Nuestros ganaderos primero», ha zanjado. EFE



4 Comentarios

    • Y a las ovejas, que les importan un rábano a los animalistas. Un lobo puede matar cientos de ovejas en un mes, pero la vida de las ovejas parece que no importa.

  1. El estatus quo establecido a favor de los ganaderos se ganó exterminando a los lobos sobre todo durante los dos o tres últimos siglos porque la iglesia lo fomentaba así como tantas barbaridades y no por derecho divino de los ganaderos.

    Los ganaderos han convivido con ellos desde siempre.

    Si queréis unos beneficios fijos iros a una fabrica. El mundo rural es para la autosuficiencia y por volumen para vender y abastecer las demandas de los pueblos y ciudades. El estatus quo debe ser el mundo rural y el salvaje juntos, les guste a los ganaderos o no.

Dejar respuesta