El diputado de Agricultura de Álava, Eduardo Aguinaco, ha considerado que «no es necesaria una protección adicional» para el lobo «a la que ya existe» actualmente y ha defendido mantener la caza para preservar al sector ganadero.

Aguinaco ha comparecido en una comisión de las Juntas Generales de Álava a petición del PP para informar sobre la inclusión del lobo en el listado de especies silvestres en régimen de protección especial y las afecciones que tendría para el sector ganadero alavés.

El diputado de Agricultura ha explicado que «se va a elaborar un nuevo texto de estrategia» ante la «oposición unánime» del sector ganadero y de las comunidades autónomas de Asturias, Galicia, Castilla León y Cantabria al borrador de la Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo en España elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica del pasado 18 de noviembre.

El Gobierno de España propone homogeneizar el estatus de protección de la especie a nivel nacional cuando actualmente se considera al lobo una especie amenazada solo en la mitad sur de la península.

Aguinaco ha aclarado que «al norte del río Duero» se puede cazar al lobo porque es considerado como «especie cinegética» y ha valorado la elaboración de un nuevo texto que «sea compatible con los planes de gestión» de las comunidades y cuente con la aportación del sector ganadero.

El diputado de Agricultura ha manifestado no ver «necesaria una protección adicional» para el lobo y ha abogado por respetar la decisión que se tomó en el Consejo Asesor de Conservación de la Naturaleza del País Vasco, Naturzaintza, en la que la decisión de introducir al lobo dentro del catálogo de especies amenazadas contó con «9 votos en contra por 6 a favor».

A su juicio, si el lobo entra en el listado de especies silvestres en régimen de protección especial supondría «un peligro» para la ganadería ovina y, concretamente, para la oveja latxa al ser la especie que «más sufre» los ataques del lobo.

Aguinaco no ha ofrecido cifras sobre el número de ataques ni de denuncias presentadas en el territorio alavés al aducir que es el Departamento vasco de Medio Ambiente quien «lo controla».

El diputado de Agricultura ha manifestado que el lobo no está asentado en Álava al ser un «terreno difícil» para la especie y que los ataques provienen de lobos de Castilla y León donde la especie «está en clara progresión». EFE



2 Comentarios

Dejar respuesta