El guirigay de fechas del Ticket Bai

El Ticket Bai está dando quebraderos de cabeza a las empresas. El calendario de entrada en vigor es tan dispar que no ayuda. Un guirigay.

EFE.- La agrupación de Comercio, Hostelería, Servicios y Autónomos de Gipuzkoa, Dendartean, ha criticado la «estrategia» de implantación del sistema de facturación Ticket Bai por los «agravios» que, a su entender, puede ocasionar por territorios y diferente implantación por sectores.

Según informa Dendartean en un comunicado, su portavoz, Amador Viteri, ha hecho este emplazamiento en las Juntas Generales (JJGG) de Gipuzkoa, donde ha comparecido este lunes para dar la visión de su colectivo sobre la implantación de este sistema, cuyo «interés» no ha discutido pero que, a su entender, «puede ocasionar agravios».

«Así -ha explicado-, mientras que el comercio de Gipuzkoa ha debido implantar esta solución desde noviembre de 2022, el comercio alavés la implantará en diciembre de 2022 y el de Bizkaia no deberá realizarla hasta enero de 2024″.

Una fecha, esta última, que a su entender, parece más «coherente con las previsiones para el sector en el resto del Estado«, donde «queda como mínimo un año para que se implanten de forma obligatoria soluciones asimiladas al Ticket Bai».

Dendartean, que cuenta con más de 2.600 establecimientos adheridos en Gipuzkoa, insiste además en que está «de acuerdo con el objetivo último de perseguir el fraude fiscal».

No obstante, considera que la norma foral que regula el Ticket Bai «resulta arbitraria y desproporcionada», al tiempo que recuerda que «la amplia capacidad de hacer normas para perseguir el fraude fiscal que tiene la administración tributaria no excluye la necesidad de justificar las medidas que se adoptan, particularmente en lo que refiere a la proporcionalidad».

Dendartean considera además que «no resulta suficiente alegar razones de conveniencia o de oportunidad de la propia administración para imponer estas medidas», ya que «deben estar justificadas, ser proporcionadas» y «no deben ir más allá de lo necesario para perseguir estos comportamientos de fraude fiscal».

En este sentido, opina que la persecución del fraude fiscal «puede tener otras vías más razonables y ajustadas a la realidad».

«A nadie se le escapa -añade- que el control de los grandes operadores económicos sí puede reclamar un control exhaustivo de sus actividades, en la medida que el daño fiscal de su no control puede ser importante y el coste asociado a las medidas de control es asumible por ellos».

«Pero esta regla se invierte cuando hablamos de los pequeños operadores económicos donde el beneficio fiscal es limitado y el coste de la implantación de los mecanismos de control y el mantenimiento de estos es de difícil asunción», recalca.

Álava permite la exoneración temporal del Ticket Bai por causas técnicas

La Hacienda foral alavesa ha recordado este martes que permitirá la exoneración temporal de la implantación del Ticket Bai a quienes acrediten circunstancias excepcionales de índole técnico.

En concreto podrán acogerse a esta medida los contribuyentes que demuestren los pormenores técnicos que le hubiesen impedido la adaptación de los sistemas de facturación a lo largo de este año y la realización de las gestiones oportunas para su implantación en plazo.

Este próximo 1 de diciembre finaliza el periodo de implantación de este nuevo sistema por lo que para esa fecha todas las empresas y comercios que están obligadas deberán tenerlo listo.

La solicitud para esta exoneración, prevista ya en el reglamento de implantación del Ticket Bai, deberá acompañarse de los justificantes y documentos que acrediten la incapacidad de adaptación en la fecha obligatoria, tales como pedidos, encargos, contratos y demás justificantes de los contactos realizados con las empresas tecnológicas y de desarrollo informático, así como los certificados de los proveedores en los que se manifieste la imposibilidad de instalar las adaptaciones en la fecha preceptiva.

La puesta en marcha voluntaria de este proyecto en Álava comenzó el 1 de enero y muchos negocios alaveses se han mostrado críticos con la manera en que se está desplegando.

La iniciativa, común para las tres diputaciones, implicará que todas las personas físicas y jurídicas que ejercen una actividad económica deberán usar un sistema de facturación que permita a las haciendas el control de ingresos con el objetivo de luchar contra el fraude fiscal.

A este sistema de facturación digital deberán incorporarse en Álava 18.000 contribuyentes, una cifra que ha disminuido al constatar la Hacienda foral que existen contribuyentes que todavía siguen dados de alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas pero hace tiempo que cesaron en su actividad. EFE



Dejar respuesta