Lista de principales morosos en Vitoria y Álava

El diputado general de Álava, Ramiro González, ha recordado que el próximo 1 de diciembre finaliza el periodo de implantación del Ticket Bai por lo que para esa fecha todas las empresas y comercios que están obligadas deberán tenerlo listo.

González ha informado en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno Foral de que hasta el 27 de septiembre un total de 136 comercios alaveses han accedido a las ayudas de la Diputación para implantar este sistema. El monto total de las ayudas que recibirán serán cerca de 48.000 euros.

El diputado general ha indicado que a mediados de febrero la Diputación abrió una línea de ayudas al comercio minorista local con el objetivo de facilitar al sector la implantación de este sistema de facturación para financiar el 50 % del coste de adquisición y renovación del software necesario con un límite de 1.000 euros por empresa beneficiaria.

Este programa tiene un presupuesto de 200.000 euros, por lo que según ha dicho González todavía queda una cantidad importante por cubrir, y está dirigido a empresas y autónomos del comercio minorista con domicilio fiscal en Álava que dispongan de punto de venta al publico y una plantilla integrada por un máximo de nueve personas.

Esta línea permanecerá abierta hasta el 1 de diciembre y la solicitud debe tramitarse una vez hecha la adquisición, renovación o actualización del sistema Ticket Bai.

González ha afirmado que el proceso de incorporación a este sistema se está haciendo con absoluta normalidad, «sin excesivas aglomeraciones, ni agobios» por parte de las empresas que instalan el software.

Ha recalcado que se trata de un «paso adelante muy importante» en la modernización de la gestión y en la lucha contra el fraude fiscal y que ayudará a los negocios a trabajar en igualdad de condiciones con sus competidores.

Ha asegurado que la acogida está siendo positiva aunque ha reconocido también que está suponiendo un esfuerzo importante y generando dudas y que la diputación sigue colaborando con las asociaciones del sector para hacer frente a las mismas.

La puesta en marcha voluntaria de este proyecto en Álava comenzó el 1 de enero y muchos negocios alaveses se han mostrado críticos con la manera en que se está desplegando.

La iniciativa, común para las tres diputaciones, implicará que todas las personas físicas y jurídicas que ejercen una actividad económica deberán usar un sistema de facturación que permita a las haciendas el control de ingresos con el objetivo de luchar contra el fraude fiscal. EFE



3 Comentarios

  1. Este sistema es un atropello que está amargando la vida a muchos trabajadores. Las inversiones, el tiempo y la dedicación que muchos autónomos están empleando es un atentado a su trabajo.
    Imposible que alguien te atienda adecuadamente en la hacienda foral para resolver dudas. Todo es telemático y el que descuelga el teléfono no tiene ni idea de qué le hablas. Con sus sueldos indecentes de empleados públicos, les importa un pimiento si entiendes y sabes hacer las cosas o no.
    Se comprende perfectamente que muchos negocios estén adelantado su cierre definitivo.

  2. Lo que es de vergüenza, es que el ticket bai ese, es una implantación por obligación de parte de la Diputación Foral de Álava para «evitar el fraude fiscal», pero eso sí, a coste del empresario, lo que le supone un desembolso que muchos no pueden hacer, lo que podrían llevar al cierre de negocios y a la eliminación de puestos de trabajo.

    Puestos de trabajo que no les importa una EME a la Diputación, ya que ellos están muy bien colocados en sus sillones de por vida, que haya o no fraude fiscal, van a seguir sentados calentando asientos sin hacer lo que deberían hacer para evitar ese fraude, y no es otra cosa QUE SU TRABAJO. Que para ello trabajan en la Hacienda. Tocarse los huevs no debería estar remunerado como lo está. Trabajar sí.

    Así que señores/as/os/es/is/us de la «Dipu», no joribien al personal, hagan su trabajo, y si quieren que se controle el fraude fiscal desde el origen, paguen ustedes los medios y no que los tengan que pagar los demás para salvar su incompetencia.

Dejar respuesta