El exjugador del Alavés Fernando Pacheco comparecía esta semana ante los medios de comunicación de Almería, su nuevo equipo. Ha pasado por todo tipo de situaciones a lo largo de su trayectoria profesional y conoce perfectamente las claves de una permanencia en la máxima categoría, dice su club.

«Hay que tener los pies en la tierra. Acabamos de aterrizar en Primera División y hay que ser ambiciosos pero con los pies en la tierra; debemos ser conscientes de que la mayoría de equipos están por encima de nosotros. Lo que sí tenemos que hacer es ser los mejores dentro de esos siete u ocho equipos que estaremos peleando por la salvación».

El meta, con más de doscientos partidos en Liga Santander, ha señalado su objetivo: «Intento aportar mi experiencia a este grupo joven en el que hemos llegado varios veteranos y que, juntos con lo que había antes, tenemos que hacer una buena mezcla y encontrar el equilibrio.

Estoy feliz porque después de tantos años en Vitoria he encontrado un buen proyecto como este, que supone un nuevo reto en mi carrera».

SUPLENCIA

Además ha añadido lo siguiente: «Yo he venido aquí a dar lo mejor de mí y a sumar veteranía y competencia sana. Tenemos una buena relación entre los porteros. Ahora le está tocando jugar a Fernando y lo está haciendo muy bien. Lo importante es que haya calidad en los entrenamientos para que el míster sea quien elija. Lo importante es el equipo. Mi obligación es estar preparado y empujar a Fernando para que no se relaje y que por encima de todo, insisto, el que se beneficie sea el equipo».

Pacecho ha analizado en inicio del campeonato de su equipo: «Esto es Primera División y cuesta mucho ganar partidos. Lo más importante es que el equipo ha estado vivo en todos los partidos y hemos tenido opción de haber sumado más puntos de los que llevamos. Hay que dar tiempo a todas las nuevas incorporaciones.

La línea del equipo es buena. Yo veo mucha ilusión en los chicos y con ilusión se consigue todo. Los jóvenes no se deben echar demasiada carga a las espaldas y debemos estar unidos y tener claro el camino a seguir. Rubi lleva muy bien al grupo y somos una familia».



Dejar respuesta