euro

El Gobierno Vasco estudia ampliar el programa financiero de apoyo a pymes, micropymes y autónomos, dotado con 500 millones de euros en préstamos, después de recibir cerca de 7.000 peticiones por una cuantía de 1.230 millones.

Este fondo fue aprobado la semana pasada por el Consejo de Gobierno para atender las necesidades de liquidez y financiación de circulante durante 6 meses y mitigar así los afectos de la pandemia en el tejido empresarial. El programa se ha activado este lunes con la firma de los convenios correspondientes con Elkargi y las quince entidades financieras que operan en Euskadi.

Tras esa rúbrica el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, se han reunido con el presidente de Elkargi, Josu Sánchez, y su director general, Zenon Vázquez, para analizar esta línea de financiación, que ha recibido alrededor de 7.000 peticiones -705 de autónomos- por una cuantía que duplica con creces la cantidad inicialmente prevista.

Tras conocer estos datos, el Gobierno Vasco ve necesaria «una radiografía más concreta de las peticiones y de la necesidad de circulante, de cara a poder contemplar de manera más certera una posible ampliación de la cuantía de la línea de financiación», ha informado en una nota.

Tanto el lehendakari como el consejero han transmitido a Elkargi la conveniencia de «mostrar cierta flexibilidad» al analizar las peticiones de financiación «dada la situación de excepcionalidad económica» que atraviesan pymes, micropymes y autónomos.

De manera paralela han hecho «una llamada a la honestidad y a la solidaridad» para que solicite esta financiación «quién verdaderamente lo necesite» y han pedido a las entidades bancarias «que no realicen ventas cruzadas, al ser un producto con nulo riesgo para ellas».

Podrán beneficiarse empresas con menos de 250 trabajadores, con un volumen de negocio anual inferior a 50 millones o cuyo balance general anual no rebase los 43 millones. No podrán estar participadas directa o indirectamente en un 25 % o más por otra empresa, o conjuntamente por varias de ellas, que no reúna alguno de los requisitos anteriormente expuestos.

En cuanto a las micropymes y autónomos, para acogerse deben estar de alta en el régimen especial de trabajadores por cuenta propia o autónomos de la Seguridad Social y obtener rendimientos de actividades económicas o profesionales sujetas al IRPF.

Las cuantías de los préstamos serán de entre 5.000 y un millón de euros para pymes y de entre 5.000 y 100.000 euros para micropymes y autónomos. Serán préstamos a un tipo de interés del 0 % porque estarán subvencionados por el Gobierno Vasco.

El plazo de las operaciones de los préstamos será de cinco años, con un año de carencia opcional, y con un diferencial sobre el euribor aplicable del 0,50 %. El beneficiario podrá cancelar o amortizar anticipadamente el préstamo sin coste alguno. EFE

Azpiazu pide a la UE que esté a la altura, sea solidaria y emita eurobonos

El consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, ha pedido a la Unión Europea que «esté a la altura» que exige la pandemia de COVID-19, se muestre «solidaria» y emita eurobonos que ayuden a los países más afectados por la crisis sanitaria.

El consejero ha sostenido en una entrevista en ETB-1 que en la crisis de 2008 la Unión «no dio el nivel» y que en esta ocasión tampoco lo está haciendo. Ha reclamado una respuesta unitaria que vaya más allá de la «necesaria» flexibilización de los límites de deuda y gasto público y se traduzca en la emisión de «eurobonos o coronabonos».

Azpiazu ha constatado que la pandemia incrementará de forma notable el gasto público, que ahora debe concentrarse en el sistema sanitario, pero después habrá ayudar «a las personas que se pueden quedar fuera del sistema a tener una vida digna» y a las empresas golpeadas por la crisis a que no desaparezcan.

Esto supondrá un esfuerzo por parte de las instituciones, aunque en el caso de Euskadi la «gestión responsable» de los últimos años se ha traducido en un superávit que ahora «permite invertir» para superar esta situación, ha dicho el consejero, que ha admitido que en este momento es imposible calcular «cuánto más habrá que gastar».

Este mayor gasto público vendrá además acompañado de una menor recaudación fiscal por el parón económico y de consumo. Gobierno Vasco, diputaciones y ayuntamientos han creado un grupo trabajo para intentar cuantificar esa bajada e intentar que sea la menor posible, aunque aún es pronto para determinar su magnitud, ha dicho.

Ha apuntado además que una vez superada la pandemia puede ser necesario pedir a los vascos «un esfuerzo a favor de la solidaridad»: «Si hay que pagar más impuestos, habrá que hacer el esfuerzo», ha dicho el consejero, que ha añadido que «este no es el momento de hablar de fiscalidad, sino de ayudas a las personas y las empresas».

En este marco se sitúa el programa financiero de apoyo a pymes, micropymes y autónomos dotado con 500 millones de euros en préstamos, que Azpiazu firmará este mediodía con Elkargi y las quince entidades financieras que operan en Euskadi.

Azpiazu ha expresado su deseo de que la recuperación de la economía sea «una ‘U’ lo más estrecha posible, parecida a una ‘V'» y ha afirmado que ya en 2021 habrá crecimiento económico en Euskadi, con lo que la recuperación será «bastante rápida».

La clave es superar la pandemia a la mayor brevedad para así poder centrar los recursos en mejorar la «salud de la economía». EFE


Compartir

Dejar respuesta