La denuncia por un posible delito de provocación a la discriminación interpuesta por SOS Racismo contra el alcalde Javier Maroto seguirá viva al menos dos meses más. Cuando todo hacía indicar que la causa iba a ser archivada más pronto que tarde, Juan Calparsoro, Fiscal Superior del País Vasco, ha decidido seguir adelante por la vía de la mediación.

Según cuenta hoy la Cadena SER, en vez de iniciar diligencias, Calparsoro deriva el tema al Servicio de Mediación Intrajudicial de Alava. Ahora el alcalde de Vitoria y los responsables de SOS Racismo tienen un plazo de dos meses para sentarse y hacer las paces. De no querer acudir, o no llegar a un acuerdo, continuarán las diligencias.

Unos minutos después de conocerse esta decisión judicial, el alcalde Maroto ha afirmado a través de las redes sociales que acudirá al Servicio de Mediación, donde espera que Fede García «reflexione y pida disculpas por los insultos». Esta parece la condición que esgrime el primer edil para firmar el armisticio.

Maroto ha añadido que acudirá a ese encuentro,  también, a repetir su mensaje para lograr que se elimine el fraude en las ayudas sociales. Ni un paso atrás.

El procedimiento de mediación se compone de varias fases: fase de contacto con las personas, fase de acogida e información, fase de aceptación y compromiso, fase de encuentro dialogado y fase de acuerdo. Conociendo los antecedentes parece complicado ver a Fede García y Javier Maroto dándose la mano ante los fotógrafos y anunciando que han llegado a un acuerdo.



Dejar respuesta