El Gobierno Vasco permitirá a partir del lunes 15 de febrero la movilidad entre municipios colindantes para realizar actividades socioeconómicas, tales como ir de compras o a un restaurante, y para hacer deporte al aire libre.

El Boletín Oficial del País Vasco publicado este sábado y vigente hasta el 5 de marzo, recoge algunos ajustes a las restricciones de movilidad previstas desde el 25 de enero respecto al cierre perimetral de los municipios, ya que introduce algunas excepciones de la movilidad entre localidades.

En concreto, tal y como ya anunció este viernes el lehendakari, se mantiene la limitación de la entrada y salida de personas en el territorio de la Comunidad Autónoma de Euskadi y también las restricciones al transito entre municipios si bien se permite “la movilidad entre municipios colindantes de tránsito habitual” y “para la realización de actividades socio económicas y deportivas, o de actividad física al aire libre”.

El decreto recoge que también se permite la movilidad a otro término municipal aunque no sea colindante, «para los entrenamientos y competiciones deportivas de los equipos inmersos en competición profesional o semi-profesional, independientemente de la tasa de incidencia acumulada de casos covid-19 en los últimos 14 días».

También, por último, desde el lunes estará permitida la movilidad a otro término municipal aunque no sea colindante, para las competiciones y entrenamientos del deporte federado, del deporte escolar, así como para cursos o actividades programadas en gimnasios, clubs deportivos o polideportivos, «siempre que en todos estos supuestos, tanto el municipio de origen como el municipio de destino dispongan de una tasa de incidencia acumulada de casos positivos por covid-19 en los últimos 14 días inferior a 500 por cada 100.000 habitantes».

De esa manera, se incluyen unos ajustes al decreto en vigor desde el 25 de enero que establecía el cierre perimetral de todos los municipios de la comunidad autónoma y que había provocado problemas a algunos centros comerciales que se encuentran fuera de las grandes ciudades.

Según publicó el Gobierno Vasco en noviembre del año pasado en las aclaraciones sobre las limitaciones de movilidad de entonces, se considera actividad socioeconómica a las «actividades que, de forma habitual, se realizan entre municipios colindantes», como por ejemplo, citaba «ir al supermercado, tintorería, restaurante, guardería, y todas aquellas relaciones de carácter social y/o económica que puedan llevarse a cabo de manera ordinaria en el municipio colindante».

De esa manera, desde el lunes los vascos podrán moverse a municipios limítrofes para comer en un restaurante o ir de compras.

El boletín no recoge ninguna aclaración respecto a la actividad del sector de la hostelería, después de que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco dictara un auto en el que permitía su apertura, aunque con restricciones de aforo y horario, independientemente de la tasa de incidencia de contagios de los municipios. Desde entonces, bares y restaurantes funcionan con el aforo completo de terrazas, al 50 % en su interior, con todos los clientes sentados respetando al distancia, y con obligación de cerrar a las 20.00 horas.

Permanece también la prohibición de grupos de personas no convivientes superiores a cuatro personas y el toque de queda a desde las 22:00 hasta las 6:00 horas. EFE


Compartir

6 Comentarios

  1. ¿Lo has oído a los colegas, o lo has comprobado tú? Sale exactamente 4´90 euros más barato que en Vitoria. GASTOS: 8 euros de gasolina, (a 100 por hora), 0´50 euros de cambio de aceite, 1 euro de gasto de ruedas, 4 euros de gasto coche, xx revisión, (todo por lo bajo) TOTAL: 13´50. Te sale 9´41 euros más caro y tres cuartos de hora más de tiempo. ¡Buen negocio! PRECIOS: Vitoria: 46´69 / Miranda: 42´60 / Haro 35´15. Si vas a Haro: 8´71 más caro y hora y cuarto más de tiempo. Te merece la pena ir hasta Haro.

  2. Vete a Haro, en Jundiz te ponen desfavorable hasta por llevar la luz del cenicero mal regulada y en Miranda parecido, en Miranda son igual de sinvergüenzas que los de aqui, hace años que ya no merece la pena ir a pasarla a Miranda.

Dejar respuesta