El triunfo de las 2 proyecciones previas en Vitoria de «El silencio de la Ciudad Blanca» es incuestionable.

Pero también hay anécdotas simpáticas, más allá de la película.

De esas que dicen que la emoción ciudadana sigue estando por encima de las tecnologías, pase lo que pase.

Lo ocurrido anoche durante la «premiere» en el Palacio Europa dio un susto.

A organizadores, actores y público.

Se estaba proyectando El Silencio de la Ciudad Blanca, por la noche, y de repente… ¡Se fue la luz!. La proyección se paró.

Fue en el momento que Javier Rey y Belén Rueda tenían una tórrida secuencia en las pantallas. 

Alguno apeló al «altísimo» como castigo por la secuencia concreta.

¡Chorradas!

Fue en el momento de la copulación en las escaleras de un portal.

Y ahí se le apagó el oxígeno a más de uno. No solo por la escena, sino por el corte de luz.

Duró entre 5 y diez minutos.

La organización salió disparada a arreglar el entuerto. Y lo consiguió.

La categoría de Belén Rueda y de Fiestras

Mientras había confusión y temor a que el flim no continuara, Belén Rueda y Joseba Fiestras (FesTVal) hablaron al público para calmar los ánimos e incluso pedir disculpas.

No era culpa de ellos, pero fueron capaces de dar la cara. Algo raro en esta ciudad cuando hay problemas.

La actriz también se dirigió al lehendakari, Iñigo Urkullu, que estaba allí.

Ante problemas, soluciones. ¡Grandes!


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta