carretera obras cortes tramo
foto ajena a la informacion

La Diputación Foral de Álava ha decidido mantener las inversiones previstas para este año en las obras de mejora de las carreteras alavesas y el desarrollo del transporte público comarcal.

Así lo ha explicado el diputado foral de Infraestructuras Viarias y Movilidad, Javier Hurtado, en su comparecencia ante las Juntas Generales de Álava donde ha expuesto que la reordenación de partidas en su departamento no afectará a la conservación de la red de carreteras ni a la financiación del transporte foral.

Hurtado ha citado expresamente «el acondicionamiento de la N-240» en el entorno de Legutio, «la mejora de la A-625» entre los polígonos industriales de Amurrio y el límite provincial con Bizkaia, a la altura de Orduña, y la urbanización y calmado de tráfico en la «travesía de Azáceta» que cuentan con un presupuesto en su conjunto que supera los 30 millones de euros, de los cuales un total de 12 millones de euros se ejecutarán durante este ejercicio 2020.

Las tres actuaciones son obras ya iniciadas con la finalidad de eliminar curvas peligrosas y cambios de rasante, crear nuevos accesos seguros a fincas y zonas industriales y mejorar la seguridad en tramos que presentaban una elevada accidentalidad.

Hurtado ha explicado que las obras de la N-240 finalizarán en otoño de este mismo año, mientras que el acondicionamiento de la A-625 se prolongará hasta finales del próximo ejercicio 2021 y ha incluido también en sus previsiones la mejora de firmes por un valor de 1,4 millones de euros y 600.000 euros para acrecentar la seguridad en las carreteras alavesas.

El diputado de Infraestructura de Álava ha defendido mantener la inversión en las obras ya en marcha para «sostener el tejido económico y el empleo» en el territorio sin «cometer los errores» de crisis económicas anteriores.

También ha asegurado que se mantienen en su totalidad las partidas destinadas al transporte comarcal con el objetivo de «garantizar la movilidad en condiciones de seguridad» a los alaveses por el territorio y no padecer «una involución» respecto al uso del vehículo privado respecto al transporte público.

El departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad «ha comprometido el 89 % de su presupuesto» de cara a este 2020 con el propósito de «incentivar la obra pública y la movilidad sostenible» como proyectos estratégicos del territorio.

Asimismo, Hurtado ha dado cuenta de las partidas presupuestarias que pueden «destinarse a políticas sociales» tras el «reequilibrio» económico planteado en su departamento para afrontar la crisis asociada a la COVID-19 y la estimada bajada de un 20 % en la recaudación alavesa.

En este sentido, el mandatario foral ha comentado, sin concretar cantidades exactas, montantes provenientes de «partidas de expropiaciones» que no se van a materializar durante este tiempo, así como «dinero no ejecutado» de convenios tanto con el Ayuntamiento de Vitoria como con el Gobierno Vasco destinados a la ampliación del tranvía por el barrio de Salburua y la unidad de carga del Bus Eléctrico Inteligente (BEI).

Hurtado ha optado por la prudencia a la hora de explicar los proyectos a los que va a renunciar debido a la «incertidumbre» del momento actual y a que el escenario económico y presupuestario «no está cerrado». EFE


Compartir

Dejar respuesta