(EFE).- Cada vasco recicló a lo largo de 2015 un total de 26,2 kilos de vidrio, lo que sitúa a Euskadi como segunda comunidad autónoma más comprometida con esta actividad por detrás de Baleares, con 33 kilos por habitante. Las capitales de provincia cuyos ciudadanos reciclaron más son Pamplona (27,7 kg por habitante), Barcelona (20,8 kg) y Vitoria (20,1 kg).

En conjunto, los españoles reciclaron 7 de cada 10 envases consumidos durante 2015, un total de 724.000 toneladas de vidrio, según los datos facilitados hoy por Ecovidrio.

Esta entidad sin ánimo de lucro, encargada de la gestión del reciclado de residuos de envases de vidrio en España, ha presentado esta mañana su informe de 2015, según el cual el volumen recogido alcanzó un porcentaje del 67,4 %: un incremento del 4,4 % respecto al año anterior.

El documento también señala que cada ciudadano recicló 15,5 kilos de vidrio anual, lo que supone 59 envases por habitante, y que el peso medio de esos recipientes se redujo en más de un 12 %.

Esta labor fue posible gracias a los 200.000 contenedores verdes distribuidos en todo el país, uno por cada 230 personas; 7.700 nuevos depósitos fueron instalados durante 2015.

En cuanto a las comunidades autónomas, las más activas fueron Baleares y Euskadi, a las que siguió Navarra, con 24,8 kilos, comunidades donde existe un «elevado nivel de sensibilización y compromiso ciudadano» además de una «cultura más veterana del reciclaje», ha precisado el director general de Ecovidrio, José Manuel Núñez-Lagos.

Incluso en las regiones donde menos se recicla, Andalucía (11,3 kg) y Extremadura (7,2 kg) se está produciendo «un cambio de tendencia», según el director general de Ecovidrio, ya que en ambas el porcentaje de colaboración ha crecido entre un 12 y un 13 %.

Entre los sectores más importantes a la hora de gestionar esta recuperación del vidrio, la hostelería supone el 50 %, por lo que su colaboración resulta «fundamental» para construir un entorno «más sostenible».

Según los datos de esta entidad, gracias al reciclado, en 2015 se evitó la extracción de 870.000 toneladas de materia prima así como la emisión de 485.000 toneladas de emisiones de CO2, lo que equivale a «plantar más de medio millón de árboles y preservarlos durante un siglo», además de generar un ahorro de 1.956.000 megavatios/hora.

Núñez-Lagos cree que el objetivo de la Comisión Europea de alcanzar un 75 % de reciclado para 2025 no sólo es factible sino que se superará «holgadamente» ya que prevé llegar al 77 % en 2020.

Respecto a la concienciación social, el directivo ha señalado que «la prioridad es la educación» por lo que en 2015 más de medio millón de alumnos de 3.000 centros escolares de toda España participaron en acciones de reciclaje.

A ello hay que sumar el «afianzamiento» de las redes sociales como «herramienta clave».

En esta presentación también se ha hecho referencia a un estudio de Ecovidrio sobre «Usos y actitudes de los españoles frente al reciclado de vidrio», que entre otros puntos destaca que un 78 % de los usuarios la considera «una actividad que contribuye al desarrollo económico y social del país».

El mismo documento precisa que el 71 % de los hogares españoles declara separar «siempre» los envases de vidrio y que un 59 % reconoce disponer de un contenedor de vidrio a menos de 50 metros de su vivienda.



Dejar respuesta