El Gobierno Vasco ha recibido hasta mediados de febrero un total de 2.000 solicitudes para recibir el bono de entre 150 y 300 euros dirigidos a que las personas y familias en situación de extrema vulnerabilidad puedan hacer frente a los gastos más urgentes como la alimentación y la higiene.

Esta ayuda se ha puesto en marcha este año por parte del Departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales en colaboración con Cruz Roja, y ha sido uno de los temas que han tratado este sábado la consejera de este área, Nerea Melgosa, y el presidente de la entidad social en España, Javier Senent, en un encuentro que han mantenido en Vitoria al que también ha asistido el coordinador en Euskadi, Aitor Allende.

Estos bonos de atención urgente a las necesidades básicas de personas y familias que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad se habilitó el pasado mes de enero con un presupuesto de 2,5 millones.

Hasta mediados de febrero, según informa el departamento, se han recibido 2.000 solicitudes y ya se han realizado 1.174 valoraciones: en Álava, 385 solicitudes y 141 valoraciones; en Bizkaia, 889 solicitudes y 602 valoraciones; y en Gipuzkoa, 725 solicitudes y 431 valoraciones.

Se trata de unas nuevas ayudas destinadas a la cobertura urgente de necesidades esenciales como la alimentación y el acceso a productos de higiene personal. El objetivo es la atención urgente de estas necesidades y la detección de otras a las que se dará respuesta mediante la derivación, la orientación y la coordinación con los recursos más adecuados.

Son abonan por dos vías. Por un lado, unas tarjetas monedero para usar en los supermercados Eroski, Mercadona y Carrefour y en pequeños comercios de proximidad.

Por otro, se canalizan también a través de una aplicación móvil (la app Encantado de comerte) desde la cual las personas destinatarias pueden adquirir alimentos en perfecto estado que los comercios no han logrado vender a lo largo del día, beneficiándose de una rebaja de hasta un 70% sobre el precio original.

En función de la valoración individualizada que de cada caso y del número de miembros que integran la unidad de convivencia, los importes entregados a estas familias oscilan entre los 150 euros (para unidades de un miembro) y los 300 euros (para unidades familiares de 4 o más miembros). Se realizarán como máximo tres entregas por año, excepto en casos de vulnerabilidad severa que serán estudiados.

El departamento también comparte con Cruz Roja la gestión de los bonos dirigidos a ayudar a pagar las facturas de la luz, el agua y el gas a las familias más vulnerables, a las que no reciben Ayudas de Emergencia Social (AES).

En lo que va de año, 259 personas o familias se han beneficiado ya de este programa: 57 en Álava; 135, en Bizkaia, y 67, en Gipuzkoa.

Si ya en 2022 el dinero destinado a este fin ascendió de los 400.000 al millón de euros, de cara a 2023 el presupuesto inicial se eleva hasta los 1,5 millones.

En total, entre ambos bonos el Gobierno Vasco atenderá este año a estas familias con un presupuesto de 4 millones.

El encuentro, que se enmarca en los contactos que la recién nombrada consejera está manteniendo con entidades del tercer sector social, ha servido para reforzar la colaboración y poner en valor el trabajo conjunto entre el departamento y Cruz Roja en Euskadi

Departamento y entidad social también trabajan de forma conjunta en la atención a personas migrantes, en concreto a las que llegan a Irun, así como en la acogida temporal y en la asesoría jurídica. EFE



Dejar respuesta