Vitorianos en Milán: Robo de móvil y confiscación de mecheros

0
MOTORGORBEA 2019
entreseccion_noticia

El Pallacanestro Olimpia Milano, donde se disputó el encuentro de baloncesto entre italianos y Baskonia, vivió momentos incómodos en la zona de aficionados vitorianos.

Y la seguridad tuvo mucho que ver.

Una treintena de vitorianos acudió a ver el partido en un viaje organizado por el club de acompañamiento a los jugadores.

Premio Dato

El primer numerito ocurrió en la puerta de entrada. Un poco simpático agente de seguridad privada cacheaba y buscaba, curiosamente, paquetes de tabaco. Cuando descubría uno, exigía inmediatamente el mechero. Que confiscaba.

Le ocurrió a los primeros baskonistas. Cuando ya hubo recopilado unos cuantos, su celo terminó y varios lograron pasar su fuego al pabellón.

A los confiscados se les dijo que podrían recuperar los mecheros al final. ¡Nada de nada, por allí no apareció ni el tato!

En la zona habilitada para fumar (es decir, se podía llevar tabaco y mecheros) también la seguridad montó otro numerito preguntando de malas maneras sobre quien o quienes eran los que tenían fuego. Ante el cachondeo de los vitorianos que decían que lo consiguieron de la afición rival.

Robo

Pero lo peor estaba por llegar. La treintena de aficionados se encontraba en una grada exclusiva para ellos.

Un aficionado, salió de su asiento un momento, y al volver ya no tenía el móvil.

Allí solo había aficionados de la expedición vitoriana, y curiosamente justo en la parte trasera del robo, un amigo de la seguridad del partido.

El afectado contó en el aeropuerto, que antes de que preguntara al de seguridad por su móvil, el citado caballero, ya le decía que él no había visto nada. ¡Será que adivina las preguntas!

Disgusto del vitoriano y desconocimiento del culpable del robo.

Una afición con comportamiento ejemplar que tuvo que aguantar las «manías» de la seguridad, y que curiosamente demostró ser muy insegura, pues a su cara se produjo el robo.

¿Para que estaban?

Por lo demás, un viaje estupendo, nos cuentan. Hasta que apareció la seguridad del Milán.

Foro Economico
Foro Economico
Compartir

Dejar respuesta