El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha presidido en Vitoria una reunión con los imanes de las mezquitas vascas para presentarles un manifiesto en favor de la convivencia «basada en la ética prepolítica y prerreligiosa».

La reunión de este viernes es la primera que mantiene la Comisión Ados constituida en abril de 2018 para que los representantes institucionales vascos y de las comunidades islámicas de Euskadi puedan colaborar para trabajar en favor de la convivencia y hacer frente al terrorismo yihadista, así como al racismo, la xenofobia y la islamofobia.

Al inicio de la reunión, a la que han asistido 39 imanes de mezquitas vascas, el lehendakari ha recordado que en la sociedad vasca cada vez conviven «más identidades y espacios de relación entre personas de culturas, religiones y convicciones plurales».

«Pluralidad es sinónimo de libertad, también de progreso», ha dicho Urkullu, quien ha insistido en que los países más prósperos son aquellos que «han demostrado una mayor capacidad de armonizar su diversidad».

Ha recordado que el punto de partida de la Comisión Ados fue el reconocimiento y la proclamación de que «todos los ciudadanos tienen derecho a no sufrir discriminación alguna por razón de su cultura, religión o convicciones. Derecho a ejercer su libertad de conciencia sin más restricción que el respeto a los derechos de los demás».

En el manifiesto presentado este viernes se recogen una serie de compromisos con los derechos humanos, la cultura de paz y el respeto a la persona, lo que implica el «rechazo, condena y oposición absoluta hacia cualquier forma de terrorismo, violencia o vulneración de derechos humanos que pretenda justificarse en la religión o cualquier otro pretexto de carácter político, social o cultural».

También incluye compromisos con el pluralismo y la diversidad, y, por consiguiente, con el rechazo y condena de cualquier expresión de xenofobia, racismo o islamofobia, y con la igualdad de género y, especialmente, con el rechazo a «cualquier forma de violencia, agresión o abuso sexual hacia las mujeres».

El manifiesto añade un compromiso de convivencia para la «defensa recíproca entre miembros de una misma comunidad, respetando sus diferencias y priorizando los puntos de unión».

Urkullu ha destacado que este texto se corona con dos conclusiones: una sobre la necesidad de «poner en común un sentido de pertenencia comunitario» y la otra sobre la importancia «extraordinaria de la educación».

«Es imprescindible ofrecer herramientas de pedagogía, experiencia y vivencia personal que permitan interiorizar la profundidad de la dignidad humana y de estos compromisos», ha concluido el lehendakari.

En la reunión se ha decidido dar a este manifiesto la máxima difusión posible y animar a todo tipo de entidades sociales e instituciones que compartan su filosofía a que se adhieran a él. EFE


Compartir

4 Comentarios

    • El otro dia de turismo en barcelona se tenian que tapar las mujeres al entrar en la catedral del centro. Habia un portero yihadista cristiano haciendo de controlador de la fe machista cristiana…..

      • Me parece que usted no sabe distinguir entre una iglesia y una catedral (la catedral del centro), que nunca ha estado en Barcelona, que no sabe que los yihadistas son terroristas que se dedican a cometer atentados, y que su intención es ofender a los cristianos.
        Su comentario le retrata.
        Puede irse a vivir a cualquier país musulmán, si tanto le gustan.

Dejar respuesta