foto irekia

Hace 3 días el lehendakari, Iñigo Urkullu, advirtió que no dudaría en aumentar las restricciones. Hoy ha bajado el tono.

EFE.- Urkullu ha descartado este domingo aplicar restricciones «más drásticas» si los ciudadanos cumplen con las medidas en vigor y ha advertido de que la situación «no es de relajación» porque Euskadi se encuentra en un escenario «de tensión».

Urkullu ha hecho estas declaraciones durante su visita al punto de vacunación ubicado en el Pabellón Landako de Durango (Bizkaia), al que ha acudido acompañado por la consejera de Salud, Gotzone Sagardui.

Además de referirse a los incidentes que se produjeron ayer en Bilbao antes de la final de la Copa del Rey, el lehendakari ha respondido a preguntas sobre la posibilidad de que puedan aplicarse nuevas restricciones por el empeoramiento de los datos de la pandemia.

Urkullu ha recordado que las actuales medidas se adoptaron el pasado 26 de marzo y que el martes de actualizarán los datos de incidencia por municipios y se publicará el listado de los que queden cerrados perimetralmente.

«No estamos en una situación de relajación, estamos en un escenario de tensión y esto es lo que nos lleva a una apelación permanente ante la sociedad. No se trata de hablar de terceras personas, sino de hablar de nosotros mismos e intentar que cada uno de nosotros cumplamos con las medidas», ha subrayado.

En este sentido, ha asegurado que si se acatan todas las restricciones Euskadi «superará esta situación sin necesidad de decisiones más drásticas». Por ello, ha hecho un llamamiento a la solidaridad y a la responsabilidad individual y colectiva, tras mostrar su preocupación por la «movilidad y el agrupamiento excesivo de personas» en los días festivos.

INCIDENTES EN BILBAO POR LA COPA

En cuanto a los incidentes de ayer en la capital vizcaína, el lehendakari ha insistido en que son una «muestra de incivismo y de irresponsabilidad absoluta» porque «lo más importante hoy en día es la salud».

«Tenemos que ser solidarios», ha dicho Urkullu, quien ha confiado en que se llegue a la próxima final de Copa del Rey que debe jugar el equipo vizcaíno en quince días «con la lección aprendida, para que no vuelva a suceder».

Urkullu ha defendido la actuación de la Ertzaintza y ha negado que hubiese falta de previsión, al tiempo que ha agradecido a la Policía autonómica su actitud.

«Es muy complicado para una policía preservar el orden. La Ertzaintza actuó con absoluta proporcionalidad y rigor», ha concluido.


Compartir

5 Comentarios

  1. Álava se debería cerrar a Guipúzcoa y Vizcaya durante tres semanas.

    Ya hemos visto por la tele como estaban todos juntos y revueltos. Menudo caldo de cultivo para con los contagios. Peligro.

  2. se le caería la cara de vergüenza de permitir eventos como lo ocurrido ayer en Bilbao, tras haber impedido a los ciudadanos desplazarse a su segunda residencia, al menos en Francia les dan la opción de elegir a los jubilados en dónde desean quedarse confinados si en la ciudad o en un entorno rural, mucho más coherente.

  3. La credibilidad de las palabras del Sr. Urkullu es nula. En esta pandemia lo que hoy dice que es blanco, mañana es negro. No le cambia el gesto ni cuando se contradice asi mismo, como tiene mayoria en el parlamento…., con un socio de gobierno que es invisible…

Dejar respuesta