Alaveses acogen niños ucranianos sin permiso

Un total de 602 ciudadanos ucranianos, la mayoría mujeres y niños, se encuentran en los recursos de acogida urgente de Euskadi, donde permanecerán durante un mes aproximadamente, para posteriormente acceder a estancias temporales, que incluyen orientación social y laboral, aprendizaje de idioma así como ayudas económicas en función de las necesidades, entre otros servicios.

Según dato de la pasada semana, el CEAR cuenta en la actualidad en toda la comunidad con un total de 802 plazas de acogida urgente, de las cuales 552 se ubican en Bizkaia; 131 en Álava y 119 en Gipuzkoa. De las 802, 549 están ocupadas por desplazados por la guerra en Ucrania y el resto hasta los 602 se distribuyen entre otras ongs.

Las comisarías de la Policía Nacional han atendido en Euskadi a 2.041 desplazados ucranianos solicitantes de protección temporal, lo que garantiza la autorización de residencia y trabajo, hasta que se expida el permiso.

De ellas, 857 se han presentado en Bilbao, 375 en Vitoria y 809 en San Sebastián. Para finales de mayo se prevé que se hayan superado las 3.000 solicitudes.

Las ciudadanas ucranianas Marina Geistner y Kateryna Chervol, son dos de las cerca de 70 personas que están acogidas en el recurso de primera estancia de Bilbao.

VOLVER

Ambas han dejado a familiares y parejas en Ucrania y se decidieron a marcharse por sus hijos de corta de edad, aunque han manifestado que desean volver «lo antes posible, en cuanto sea un país seguro», aunque la fecha de regreso en este momento «es una incertidumbre».

Kateryna Chervol, de 33 años, ha relatado que antes de la guerra se dedicaba al comercio internacional con China y que ahora estudia programación. Su padre está luchando en el frente y según ha reconocido «nadie pensaba que la guerra se alargaría tanto»

Marina Geistner, de 35 años, se dedicaba a la venta, aunque cuando Rusia invadió Ucrania se encontraba de baja maternal. Allí se han quedado su marido y su hermana, que según ha comentado muy emocionada, viven en un refugio porque su casa ha sido destruida.

Las dos han reconocido que no habían decidido venir a España, ni a Bilbao, y que su viaje a este país se debió, en el caso de Geistner a que salió del tren en una estación de Polonia y fuera había un autobús con destino a Bilbao al que se subió, mientras que el caso de Kateryna Chervol su presencia en la capital vizcaína se debe a que unas amistades venían a Bilbao y se unió al grupo.

Lo más difícil de su adaptación es el idioma, pero han afirmado que se «esfuerzan» mucho por aprenderlo a través de clases con voluntarios y también en internet.

Ayudas de entre 480 y 520 euros para las familias ucranianas en Euskadi

El Gobierno Vasco activó a partir del 2 de mayo una línea de ayudas directas a las familias ucranianas que están refugiadas en Euskadi que oscilan entre los 480 y los 520 euros mensuales dependiendo del numero de menores de la unidad familiar.

Estas ayudas se enmarcan dentro del Fondo Isuri dotado con un total de 15,1 millones para atender las necesidades generadas en Euskadi por la invasión rusa de Ucrania.

En concreto y según ha informado el Departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, se han destinado 3 millones de euros al programa Azken Sarea Indartzen para la acogida a personas y familias ucranianas que será gestionado por Cáritas Euskadi.

Este programa está destinado a personas sin fuentes de ingresos ni acceso al sistema de ayudas, empadronadas en Euskadi y con reconocimiento del estatuto de protección temporal y el importe variará entre los 480 y los 520 euros dependiendo del número de menores en la unidad familiar.

Tendrá carácter retroactivo y lo podrán recibir tanto las familias ucranianas que están en recursos públicos como las acogidas en hogares vascos para contribuir a los gastos comunes de la convivencia.

Además de este programa, a partir de este lunes también están activos otros como Berritze, de apoyo psicosocial que cuenta con 500.000 euros; otro vinculado con la creación de grupos locales de acogida dotado con otros 500.000 euros, y un tercero de apoyo extraescolar para los menores ucranianos que cuenta con un montante de 300.000 euros.

En total se han habilitado 5,8 millones de euros dentro del Fondo Isuri para prestar ayuda a los refugiados ucranianos en Euskadi.

Un total de 2.039 refugiados ucranianos han solicitado en Euskadi la protección internacional temporal (1.228 adultos y 811 menores) y de ellos 1.647 han pedido en Osakidetza una tarjeta sanitaria: 1.243 han reclamado la tarjeta temporal y 404 la ordinaria.

El Fondo Isuri también cuenta con otra línea con 9,3 millones de euros para ayudar a grupos especialmente vulnerables de la sociedad vasca a hacer frente a las consecuencias derivadas de la invasión rusa. Entre las ayudas previstas hay un programa para hacer frente a la pobreza energética con 3,7 millones de euros.

Las solicitudes para acceder a estas ayudas se realizarán a través de [email protected] o directamente dirigiéndose a las entidades del tercer sector que gestionan cada programa. EFE



Dejar respuesta