La decisión del consejo interterritorial de Salud de reducir los aforos en el fútbol al 75 por ciento y en los pabellones al 50 por ciento va a provocar problemas a los clubes vascos, ya que todos tienen más socios que asientos disponibles.

El primero será en el partido de Euroliga entre el Baskonia y el Barcelona: El aforo del Buesa Arena de Vitoria es de 15.716 espectadores, que reducido a la mitad se quedará en 7.858, menos que la cifra de socios del club, que ronda los ocho mil.

Por ello, el Baskonia tendrá que reorganizar deprisa y corriendo a su masa social para el partido de mañana.

Similares problemas se van a encontrar en las próximas semanas los tres clubes de fútbol, aunque es su caso el aforo será del 75 %.

San Mamés, con 53.282 espectadores, se quedará al 75 por ciento de aforo en 39.961 asientos disponibles, menos que el número de socios del club, que es de 43.000.

Anoeta, con 39.500 plazas, quedará en 29.625 disponibles, también menos que los socios, que son 35.300.

El más pequeño, Mendizorroza, con 19.840 espectadores, reducirá su aforo a 14.880 asientos, cuando tiene unos 17.000 abonados. EFE



Dejar respuesta