¿Llegan a Vitoria los rascacielos?
fotomontaje

El futuro soterramiento de Vitoria, y esperemos que esta vez vaya en serio, podría cambiar la fisonomía de la ciudad. Hasta el punto que podrían aparecer rascacielos por primera vez, superando al edificio más alto, la torre blanca de Salburua (20 plantas y una altura de 73,5 metros, construida en 2009).

Repasamos esta posibilidad con el arquitecto de moda en Vitoria, Alberto Esparza, que analiza la posible llegada a Vitoria de edificios superiores a 90 metros y hasta 130, de 25 a 40 plantas de altura.

¿Llegan a Vitoria los rascacielos?

 

Los edificios más altos de Vitoria

Además de la torre blanca, las cuatro que acompañan en el boulevard de Salburua son los edificios más altos. La torre de pruebas de Electra Vitoria con sus 60 metros y la de la Catedral vieja con 58,75 se suman al top de la capital alavesa.

Y de España

En el territorio nacional, las 4 torres de Madrid que se aproximan a los 250 metros, el edificio intempo de Benidorm con 192 metros. Como referencia la torre Iberdrola de Bilbao asciende hasta los 165.

ayuntamiento Benidorm

ayuntamiento Madrid

ENTREVISTA: ¿Cómo serían los rascacielos de Vitoria?

Esparza asegura que «imaginamos edificios que puedan partir de los 90 metros a los 130m. Es decir entre 25 y 40 plantas. Estos deben diseñarse y construirse con los criterios de sostenibilidad más estrictos que existan en el momento, porque entendemos que un desarrollo así hay que planificarlo para un periodo de al menos 10 años. Se han de plantear soluciones radicales en las que el edificio tenga una función medioambiental e incluso social.

Planteamos los rascacielos como un ecosistema que integre arquitectura y naturaleza. Un diseño en el que un edificio en altura se convierte en un jardín vertical  con el objetivo de atrapar el máximo co2 de la atmósfera. La capacidad de captar energía tanto solar como eólica ha de ser aprovechada indudablemente con el objetivo de minimizar el consumo de recursos energéticos.

Y en cuanto a su aspecto, imaginamos unos edificios orgánicos, como modelados por el viento. Como si fueran edificios vegetales que surgen de la tierra dando su fruto y pudiendo observar el reflejo de la llanada alavesa en el reflejo de sus grandes vidrios. Una propuesta global que surge de lo local».

¿Puede ser el soterramiento el germen de la nueva Vitoria?

El urbanismo es una materia tan compleja que es capaz de elevar a los cielos a unas ciudades y sumir en el más absoluto inframundo a otras. Al final el éxito de una ciudad parte de su planificación y de aprovechar las oportunidades y los recursos del lugar.

La  batalla entre lugares, hoy en día, tiene cada vez  una escala más cercana y donde antes había una competencia entre primero países, luego comunidades autónomas, y después regiones ahora se libra entre las ciudades.

De esta manera vemos como Madrid compite con París, Londres o Barcelona y Vitoria compite con ciudades de alrededor como Pamplona, San Sebastián, Bilbao o Burgos.

De ahí la importancia de acertar con un urbanismo que empuje a la ciudad y sea polo de tracción desde el punto de vista de población y genere oportunidades para sus habitantes.

¿Cuáles son los casos de éxito bajo esta filosofía?

Tenemos casos de éxito a lo largo de la historia como pueden ser el ensanche de Barcelona, los campos Elíseos de París o mucho más cerca el efecto Guggenheim. Situaciones dispares que con una planificación acertada triunfan.

La oportunidad a medio plazo donde Vitoria se juega su futuro es claramente el soterramiento. Un planteamiento que los vitorianos llevamos escuchando desde que éramos niños y que todavía no se termina de llevar a cabo…

…sea por miedo a no hacerlo bien, o por falta de arrojo y liderazgo.

¿Llegan a Vitoria los rascacielos?

Vitoria dividida en dos

Reflexionando sobre la oportunidad del soterramiento partimos de una situación en la que las vías del tren divide la ciudad en dos.

En el día a día no se percibe tanto esta barrera física por los múltiples pasos que existen, pero cierto es que liberar de esa sutura a la ciudad generaría una de esas oportunidades que no se tienen muy a menudo.

¿Qué soluciones caben?

El soterramiento, según los datos del estudio municipal, liberaría 3,8 km de un corredor para la ciudad en el que caben una multitud de soluciones, desde un gran parque verde al estilo High Street de New York o un curso fluvial al estilo Utrech.

Ambas soluciones son bien atractivas por ser un espacio amable, atractivo y de diseño. Encajaría perfectamente con el planteamiento de ciudad del plan general que se encuentra en redacción.

Pero desde mi punto de vista, es lujo, vivir por encima de nuestras posibilidades o de manera más clara, no nos lo podemos permitir. Hemos de sacar algo más de jugo de esta gran oportunidad.

Ideas. ¿Rascacielos?

Asumiendo el criterio de no consumir nuevo suelo y crecer hacia adentro me surgen muchas ideas. Por ejemplo, ¿Rascacielos en Vitoria?.

Son muchas las ciudades que han dado esta respuesta al soterramiento de las vías del tren. Milán, Valencia, Alicante o Madrid tienen planteamientos de soterramiento en el que los edificios en altura son los protagonistas.

Esta idea lanzada al aire requiere de mucho trabajo, reflexión y diseño estratégico para tener éxito.

Pero sin duda es evocadora, moderna y también posible de realizar.

Un planteamiento de rascacielos a lo largo del actual recorrido del tren puede tener una gran capacidad para financiar tanto la obra de soterramiento como el crecimiento de la ciudad en la próxima década.

Pero no se ha de hacer de manera masiva y sin medida. Se ha de hacer con criterio, con gusto y cuidando cada metro de suelo que no se utiliza como si fuera el último. Las zonas verdes al nivel de la calle han de predominar y ser un gran espacio de relación para la ciudad. Ese espacio robado al tren que una el sur con el centro y el este con el oeste.

¿Se pueden repetir errores de barrios en Vitoria?

Pero no podemos volver a caer en los errores del pasado en cuanto a densidad o número de viviendas por hectáreas. Y es que el desarrollo de Lakua, Salburua y Zabalgana nos ha enseñado que es necesario aprovechar el suelo y hacer una ciudad más densa, o más viviendas por hectárea, para que el comercio funcione y los servicios municipales no sean especialmente gravosos.

Los barrios necesitan gente que habite, comercie, trabaje o disfrute. Pero gente para que las calles funcionen y su mantenimiento sea viable. La oportunidad de atraer un flujo mayor de personas al centro tanto a vivir como a trabajar considero que puede ser la mejor revitalización que puede tener nuestro Ensanche que últimamente ha perdido su lustre del pasado.

¿Y el anillo verde? ¿Al centro?

Este espacio que en mi cabeza resuena como un paseo por central park pero adaptado en escala y con el verde y la sostenibilidad como bandera, ha de resolver también las conexiones de la ciudad tanto en el eje norte-sur como en el este-oeste.

Un atajo del anillo verde que permita extenderse por el centro de la ciudad. Una ciudad moderna y sin complejos.

Una apuesta de ciudad en su conjunto. Porque cualquier planteamiento urbano ha de ser bueno en sí mism,o pero mejorar también a los barrios que lo rodeen.

Es el momento de ser valientes y hacer una apuesta arriesgada, vanguardista y sostenible. Una ciudad densa, con actividad y con un diseño cuidado.

Una ciudad con rascacielos, por qué no.

Que empuje a esta ciudad y despoje a Vitoria de complejos provincianos», concluye Alberto esparza



9 Comentarios

  1. En Vitoria-Gasteiz urbanísticamente y para que lo entiendan muy básicamente lo que hace falta es:
    1) un soterramiento completo del ferrocarril que abarque todo el trazado urbano incluido Salburua y Zabalgana (no uno parcial para revalorizar exclusivamente la zona centro, que es lo que quieren los poderes fácticos de esta ciudad)
    2) Una revisión del plan general verdaderamente democrática y no controlada por el alcalde-marioneta de turno.
    3) Una verdadera política de la vivienda y de la propiedad del municipio, pidiendo que el dinero que tiene y usa el gobierno vasco y que usa a su antojo, se trasfiera al ayuntamiento para que sea este el que lo gestione con su interés general , sus técnicos y sus agentes.
    Todas estas cosas deben ser fundamentales y aprobadas por TODOS los partidos políticos, y que no se levanten de la mesa hasta que así sea.

  2. Por si no teníamos una ciudad lo suficientemente gris y cada vez más fea, ahora quieren meter rascacielos… La decadencia…

  3. Detroit-Gasteiz.
    Vuelta a los tiempos que cantaba Potato.
    Lo peor es que se han cargado la ciudad habiendo dinero y en 4 años. A ver dónde le mandan ahora a Urtaran para esconderlo.
    De muchas de las historias que campan ahora ; guetizacion de barrios enteros, alta delincuencia y ademas violenta, masa crítica de subvencionados, recorte sin sentido a PAC , Urgencias, deuda del BEI , problemas de tráfico,.. de esta ya no salimos en varias generaciones.

  4. Cada arquitecto tiene su proyecto y si se les deja cada uno será más faraónico, espectacular y caro. Hay que usar el sentido común, y de esto van poco sobrados estos «artistas» que buscan hacer suarquitectura no slgo racional y logico

  5. Me gusta la propuesta de hacer un canal como en Utrecht… ¡Menuda locura! Propongo también poner molinos y plantar tulipanes para mejorar el paisaje gasteiztarra.

Dejar respuesta