Opinión Norte Exprés

Cristina González (PSE) llevaba tiempo apuntando maneras. Saltó a la gestión pública como diputada foral y lo estaba haciendo bien, muy bien. Impulso a la Diputación Foral de Álava y actividad en materia de empleo ofreciendo soluciones a diario. Ya lo avisamos, que junto a Miren Larrion en el Consistorio, se estaba haciendo un hueco.

Pero en estos diez últimos días lo ha petado. Ha liderado las negociaciones para meter a su partido en el Gobierno del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. Y lo ha hecho de cum laude.

Primero, liderando el impulso que había faltado durante casi un año. Segundo, poniendo condiciones, negro sobre blanco, para que nadie pensara que la entrada al Ejecutivo iba a ser gratuita. Y tercero, le han dado todo lo que quería.

Si les pide la luna a los de Urtaran y compañía, se la hubieran regalado también.

Hasta el marrón político de la Policía Municipal, en teoría, también sirve para demostrar la mejora de la gestión. Nada difícil en este capítulo tras la desidia de los nacionalistas con los servicios policiales de la capital.

Si es el mejor político alavés del momento, se dice, ¡y punto!. (Colocado en masculino, para que nadie crea que solo hablamos del rango femenino).

Forma parte de una generación realmente interesante que da mas protagonismo a las mujeres en la política alavesa. Ella, Larrion, Pilar García de Salazar, Leticia Comerón… Bienvenido sea.



Dejar respuesta