Tal y como informaba la revista Dato Económico, los más de diez años de historia de Álava Emprende no han estado exentos de momentos extraños o polémicos al hilo de la concesión del premio que dota de mayor tirón este evento, el de “Gran Emprendedor”. Un premio que hoy, en la presentación de la XII edición, ha pasado desapercibido, como si lo quisieran tapar los políticos. Casi siempre ha estado bajo sospecha. Es cierto que en las últimas ediciones no.

Historia de los cambalaches con el premio

Según fuentes de toda solvencia, en alguna edición, la Cámara de Comercio y Sea Empresarios Alaveses han impuesto a un premiado, aún cuando el candidato elegido por el jurado hubiera sido otro.

En el año 2011, por ejemplo, se debatía sobre dos nombres, dos ilustres empresarios de Vitoria que optaban al premio. Se tomó una decisión. A las pocas horas sonaron los teléfonos de los miembros del jurado y se les anunciaba que SEA y la Cámara de Comercio habían votado en una dirección que llevaba el premio a un tercero. No fueron a la reunión del jurado. Y votaron después.En aquella ocasión el galardonado fue Joseba Grajales, de Guascor. Un empresario que sin duda merecía ser premiado pero que no estaba entre las candidaturas.

Personas que conocen bien los entresijos de este certamen han reconocido a Dato Económico que ha habido varias polémicas internas de este tipo durante la década de existencia de Álava Emprende. De hecho, algunos de los miembros que participaban en este evento han ido abandonando el barco según pasaban los años. Poco a poco el jurado que otorga el premio “Gran Emprendedor” ha ido despoblándose al ir yéndose algunos patrocinadores y colaboradores de peso.

El prestigio de un premio no reside sólo en el nivel de los premiados, que es muy alto en este caso, sino en la limpieza del jurado y la objetividad del proceso. Fuentes solventes reconocen que las dudas no le hacen bien al certamen Álava Emprende ni a un premio que debería dignificarse más.

Colaboradores y Patrocinadores  han ido abandonando Álava Emprende

Dato Económico dejó en 2013 de patrocinar el  evento porque no consideraba  serio formar parte en un jurado que ni pinchaba ni cortaba a la hora de dar un premio. Otro importante medio de comunicación escrito del territorio, EL CORREO,  dejó de aparecer ese mismo año como patrocinador, oficialmente explicó en la Diputación que ya no podía acometer el gasto que le suponía seguir apoyando el evento. Álava Emprende perdió así el impacto y cobertura mediáticos que le garantizaban estos medios.

También Ampea, la asociación de mujeres empresarias de Álava, dejó de aparecer como colaboradora ese mismo 2013. En el seno de esta organización empresarial explican que no están porque hace dos ediciones que nadie de Álava Emprende  se pone en contacto con ellas.  Fuentes de Ampea reconocen también que esta situación ha creado malestar en la organización al sentir que no se les tiene en cuenta.  El pasado año y este año tampoco aparecen como patrocinadores ni el Gobierno Vasco  ni la SPRI, la agencia vasca de desarrollo empresarial



Dejar respuesta