La contaminación del aire urbano ha descendido un 30 % de media en Euskadi durante la segunda quincena de marzo, cuando ya estaban vigentes las restricciones de movilidad decretadas con el estado de alarma por la pandemia de coronavirus.

Ekologistak Martxan ha difundido este jueves en un comunicado las conclusiones referidas al País Vasco del informe «Efectos de la crisis de la COVID-19 sobre la calidad del aire urbano en España», elaborado por Ecologistas en Acción a partir de «los datos oficiales de dióxido de nitrógeno (NO2) recogidos en 125 estaciones de medición instaladas en 24 ciudades.

El estudio proporciona «una foto» de la calidad atmosférica en esas urbes del último mes, antes y después de la declaración del estado de alarma por la crisis sanitaria.

En Euskadi, el descenso de los niveles de contaminación registrado entre los días 14 y 31 de marzo fue de un 39 % en Vitoria, un 30 % en Bilbao y un 22 % en San Sebastián, en comparación con el mismo periodo de año anterior.

Los ecologistas han resaltado que el informe constata que «la reducción drástica del tráfico se está traduciendo en una mejora sin precedentes de la calidad del aire» que, en general, se sitúa «muy por debajo de los límites legales y recomendados por la OMS».

El «desplome» de las emisiones de NO2, el contaminante típico que emiten los tubos de escape de los vehículos y las calderas industriales y domésticas, es generalizado en las urbes españolas, con una caída media del 55 %, superior al registrado en las tres capitales vascas.

Aunque no son objeto del informe, las partículas en suspensión (PM 10 y PM 2,5) y el ozono también han bajado de manera notable en la segunda quincena de marzo, han remarcado los ecologistas vascos que, no obstante, precisan que a este descenso ha podido también contribuir el tiempo lluvioso.

El estudio concluye que la crisis por la enfermedad COVID-19, a pesar de ser «una situación extrema y en absoluto deseable», demuestra que «la reducción estructural del tráfico motorizado y los cambios en las pautas de movilidad son la mejor herramienta para reducir la contaminación del aire en las ciudades», lo que a su vez «supone una importante mejora de la salud pública».

«Esta constatación debería marcar las políticas de movilidad urbana» una vez superada la crisis, han zanjado los ecologistas. EFE


Compartir

1 Comentario

  1. vamos a tener tiempo de sobra para respirar aire puro mientras busquemos trabajo cuando esto acabe dentro de tres alños , por que que andie piense que esto se arregal en un mes, mientras entren contagiados estremos confinados

Dejar respuesta