Los escolares vascos de entre 12 y 15 años van a disponer de una herramienta inédita para prender a deslegitimar las ideas totalitarias y el terrorismo: un videojuego basado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El juego va a ser remitido a cerca de 400 centros educativos de Secundaria del País Vasco por la Fundación Fernando Buesa y el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, que han sido los que lo han elaborado y presentado este martes en Vitoria.

Este trabajo -«Bloggers of Concordia 6. Yo sobreviví al terrorismo»- cuenta cómo Iker Balzola, un joven que se tiene que ayudar de muletas porque fue víctima de un atentado terrorista, pretende presentar en su instituto un documental sobre su experiencia, pero se encuentra con la resistencia de los «bronkas» que le advierten de que harán todo lo posible por impedírselo.

En el videojuego aparecen varios personajes que por medio de preguntas van cuestionando al jugador sobre la definición de un grupo terrorista y los derechos humanos, y se plantean situaciones diversas que le llevan a un final con una «batalla» dialéctica con los «bronkas» ante la que el jugador tiene una serie de argumentos asumidos.

Este videojuego forma parte de un proyecto educativo sobre los derechos humanos, llamado «Concordia bloggers» que comenzó en 2014. Desde entonces cada año la Fundación Fernando Buesa ha elaborado un videojuego sobre diferentes temáticas: la libertad religiosa y de conciencia; la no discriminación; el maltrato entre iguales; el derecho al asilo y los casos de acoso.

La novedad de este año es la temática. Un asunto «tan sensible como el terrorismo y su deslegitimación», ha explicado Marta Buesa, de la fundación que lleva el nombre de su padre, el político socialista asesinado por ETA el año 2000.

Raúl López, historiador del Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, ha dicho que «jugar es una cosa muy seria», especialmente en un asunto como el terrorismo que fue un «juego sangriento de unos que querían imponer sus ideas» a los demás.

Ha explicado que este videojuego, primero del que tienen constancia que verse sobre el terrorismo, está en las «antípodas» de esa visión que tenían los totalitarios y que además trata el asunto de manera «radicalmente opuesta» a todos esos otros juegos que banalizan la violencia.

Su objetivo, ha añadido, es «intervenir en el ámbito de la «prevención de la radicalización y el la desradicalización» de aquellos jóvenes que ya tienen ideas contrarias al respeto de los derechos humanos.

López ha recordado que medio siglo de terrorismo en Euskadi «ha dejado una huella que no desaparece de la noche a la mañana» y que sigue habiendo actos en los que algunos pretenden «blanquear» la historia de ETA, como la charla de un expreso en el campus universitario de Vitoria este martes.

Iker es un personaje ficticio pero que se basa en historias reales, las de 240 niños y jóvenes que han resultado heridos por actos terroristas en España o las de más de mil huérfanos por esta actividad. De siete de cada diez de estas víctimas ETA fue la «responsable», ha recordado.

Marta Buesa ha recalcado que la conclusión de este trabajo es un ejemplo de cómo se puede afrontar una situación «muy dolorosa», como la del personaje de este videojuego, sin tener que recurrir a la violencia para denunciarla o intentar superarla. EFE


Compartir

Dejar respuesta