El Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo y la Fundación Fernando Buesa han publicado «Dolor y Memoria», un cómic que recoge el relato de 9 víctimas de diferentes terrorismos (ETA, Grapo, yihadista y parapolicial o de extrema derecha) que busca acercar y hacer reflexionar sobre los efectos de esta violencia entre los jóvenes.

La presentación de este cómic, editado por Saure, ha tenido lugar hoy en Vitoria con la participación de la profesora universitaria y escritora Aurora Cuadrado, autora de los textos, el responsable del área de Educación del Centro Memorial, Raúl López, y la protagonista de uno de esos relatos ilustrados Marta Buesa hija del dirigente socialista Fernando Buesa asesinado por ETA.

El libro, editado en euskera y castellano y con ilustraciones de Daniel Rodríguez, Alfonso Pinedo, Carlos Cecilia y Fran Tapias recoge cuatro historias sobre ETA, dos sobre el terrorismo parapolicial, dos sobre el yihadismo y una de los Grapo narradas por personas afectadas de cerca por esos diferentes terrorismos.

«No es un cómic de superhéroes, sino de personas normales marcadas por historias excepcionales de sufrimiento y superación», ha descrito López, quien ha asegurado que leer estos relatos tiene un «poder sanador» frente al «dolor y las heridas» que deja la «barbarie» y también un valor pedagógico «muy grande» .

Ha reconocido que el tema del terrorismo de ETA se ha tocado de manera tardía en formato cómic, algo que ha justificado al tratarse de un tema «incómodo, tabú y difícil de abordar».

Ha explicado que el cómic tendrá una tirada para ser vendida en librerías pero también se enviará a todos los institutos vascos.

Buesa ha reconocido que al principio le «chocó» tratar el tema del terrorismo a través de un cómic por el prejuicio que tenía de que se pudiera banalizar el dolor, pero una vez superada esa barrera, ha opinado que se trata de un formato muy útil para acercarse por ejemplo a un público menor de doce años. «Se trata de despertar, incitar a la reflexión», «sacar un aprendizaje enriquecedor», ha señalado.

Ha puesto en valor el relato de las víctimas, «un relato de dolor que es necesario escuchar», y ha hablado de la capacidad de superación, transformación y compromiso que muestran en esas historias.

Buesa ha agradecido el «cuidadoso y respetuoso» trabajo hecho por Cuadrado. La autora de los textos ha hablado del privilegio de haber podido conocer a estas víctimas «resilientes» que se han sobrepuesto al dolor personal y han hecho de él una bandera por los derechos humanos.

Cuadrado ha asegurado que la «neutralidad» de la que ha partido es aquella que la sitúa donde está el «doliente» y que ha evitado cualquier atisbo de adoctrinamiento. El objetivo ha sido mostrar el desarraigo, el dolor, la ruina moral, ha añadido. EFE



Dejar respuesta