Piden más de 2.000 años de cárcel para Josu Ternera

Diez años después del cese de la violencia de ETA, Euskadi vuelve a conmemorar dividida el Día de la Memoria con actos diferentes organizados por el Gobierno Vasco y el Instituto Gogora en San Sebastián, y otros del Parlamento Vasco y del PP por separado en Vitoria, mientras que Vox lo ha celebrado por su lado en Bilbao.

Esta jornada en recuerdo a las víctimas de la violencia, que se celebra desde 2010 cada 10 de noviembre, único día del calendario en el que ETA no asesinó a ninguna persona, ha vuelto a reproducir hoy la desunión que persiste sobre el relato y la memoria.

El Gobierno Vasco, junto al Instituto Gogora y la Diputación de Gipuzkoa, han organizado un acto en San Sebastián, presidido por el lehendakari, Iñigo Urkullu, en el que se ha recordado a las personas y movimientos comprometidos con la paz, con la asistencia de PNV, PSE, EH Bildu y Podemos, y la ausencia de PP y Vox.

Gesto por la Paz, Denon Artean y Elkarri han sido algunos de los colectivos homenajeados en esta celebración en la que Urkullu ha reconocido «el compromiso cívico» de la sociedad vasca en favor de la paz.

El lehendakari ha dicho que «no se trata de reescribir, ni de dulcificar la historia, pero sí de poner en valor lo que hicimos» y ha querido dejar claro que fue «una parte minoritaria de la sociedad vasca la que justificó, amparó y dotó de base social a la estrategia de utilizar la violencia con fines políticos», mientras que «la inmensa mayoría demostró el compromiso con los derechos humanos, la vida y la libertad de las personas».

Urkullu ha agradecido los «pequeños gestos» de cientos de miles de personas que alzaron «la voz con su silencio», portaron «el lazo azul» y recogieron firmas en favor del diálogo, ya que gracias a ellas, ha dicho, «se ganó el pulso de la dignidad, de la deslegitimación de la violencia, y de la paz y la libertad».

Previamente, el lehendakari ha asistido en Vitoria a la ofrenda floral organizada por el Parlamento Vasco para conmemorar el Día de la memoria que, un año más, ha contado con la ausencia de PP+Cs y Vox.

Parlamentarios de PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos-IU y PSE-EE, encabezados por los portavoces de sus respectivos grupos, junto con la presidenta de la Cámara, Bakartxo Tejería, se han congregado delante de la escultura «Gauerdiko Iparrorratza-Brújula de medianoche» creada por Cristina Iglesias en homenaje a las víctimas.

Los representantes de EH Bildu han acudido posteriormente a la concentración convocada por familiares de presos de ETA, Etxerat, para reivindicar la memoria y el reconocimiento de «todas las víctimas», incluidas las 16 fallecidas «por la política de dispersión» del Gobierno.

Por su parte, el grupo parlamentario de PP+Cs ha celebrado su propio acto en Vitoria, donde el portavoz de la coalición, Carlos Iturgaiz, ha apelado a defender la dignidad de las víctimas del terrorismo y ha asegurado que su grupo no puede estar en el Día de la Memoria con EH Bildu porque este partido «humilla» a las víctimas.

En el acto en memoria de las víctimas de terrorismo organizado por Vox en Bilbao, su secretario general, Javier Ortega Smith, ha afirmado en relación a ETA y a su entorno que «si creen que están en guerra con España, pues es una guerra, aceptamos el reto», y ha precisado que se trata de una «batalla» por la libertad y la unidad de España, que tendrá «vencedores y vencidos».

«Lo que no aceptamos -ha dicho- es claudicaciones ni miserables pactos de traición a quienes murieron por la libertad, para que ahora vengan algunos (en referencia a EH Bildu) a negociar presupuestos a cambio de liberar presos, es decir a cambio de impunidad para los criminales».

En el acto de Vox también ha participado su presidente honorífico, José Antonio Ortega Lara, secuestrado por ETA durante 532 días, quien ha relatado que durante su estancia en el «zulo» donde le encerró la banda terrorista «pidió morir», y tras mantener que «ETA no está vencida porque su brazo está en las instituciones», ha subrayado que ahora les «toca luchar contra el totalitarismo que pretende lanzar a las víctimas al pozo del olvido».

El Día de la Memoria se ha celebrado con diferentes actos en numerosas localidades vascas, entre ellas San Sebastián, donde la ofrenda floral sí ha concitado a responsables de todos los grupos representados en el Ayuntamiento -PNV, PSE, EH Bildu, Podemos y PP-.

La Delegación del Gobierno en el País Vasco y el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, por su parte, adelantaron al día 9 la celebración de esta cita con un acto en Irun que recordó el «estigma» que «soportaron en soledad» los amenazados por ETA. EFE



Dejar respuesta