El partido socialista ha aprovechado el día para hacer balance a mitad de campaña. Y ha enviado unos cuantos recados al resto de formaciones, para después afirmar que son la alternativa.

Y ha empezado con BILDU. Cristina González ha dicho que le parece «tremendo» que den  «lecciones sobre la corrupción, cuando ante la mayor corrupción que hay, la de haber atentado contra la vida, todavía no la han condenado».

«Esperpéntico lo de PODEMOS, pidiendo el voto para las Juntas Generales de Álava, al mismo tiempo que pide que desaparezcan. Rancio y antidemocrático lo de CIUDADANOS, queriendo retirar a la mayoría de la ciudadanía, su derecho al voto, por haber nacido antes de 1978. Engañoso lo del PNV, escondiendo el independentismo porque sabe que aleja a votantes, y pasando de puntillas por el fracking, al que volverán tras las elecciones», ha manifestado.

González se ha preguntado «cuál es el PNV de verdad, si es que lo hay, cuál es esa orientación fiscal, energética progresista. Por qué son tan confusos. Por qué marean. Sólo se me ocurre una explicación, porque no son tan progresistas, porque si quieren el fracking y porque están muy incomodos en la nueva fiscalidad a la que les hemos arrastrado los socialistas, en la que ellos no quieren que paguen más los que más tienen, porque muchos de ellos son de los suyos».

Y por último, se ha referido a Javier de Andrés en los siguientes términos: «y lo del PP. Lo del partido popular no tiene adjetivación posible. No parecen de este planeta. Carecen de reglas. Lo primero que ha hecho el PP en Álava es esconder sus siglas y a sus líderes, yo puedo compartir con ellos que son impresentables, pero lo que no puedo compartir es esa altanería y esa vanidad, de que los de aquí son mejores, porque no lo son».

Peio López de Munain, candidato a la alcaldía, ha tenido su ironía para Maoto. Le quiero «promocionar para policía municipal, ertzaina o nacional, ya que es su auténtica vocación, porque en Vitoria, solo ve malhechores».

 


Compartir

Dejar respuesta