[spb_column width=»1/3″ el_position=»first»] [spb_single_image image=»272″ image_size=»full» frame=»noframe» intro_animation=»fade-from-left» full_width=»no» lightbox=»yes» link_target=»_self» width=»1/1″ el_position=»first last»] [spb_text_block pb_margin_bottom=»no» pb_border_bottom=»no» width=»1/1″ el_position=»first last»]

Kike Fernández de Pinedo

[/spb_text_block] [/spb_column] [spb_text_block pb_margin_bottom=»no» pb_border_bottom=»no» width=»2/3″ el_position=»last»]

El grupo municipal de EH Bildu en el ayuntamiento de Vitoria ha instado hoy al resto de grupos de la oposición a devolverle el proyecto de presupuestos de 2015 al alcalde Javier Maroto.

Las discrepancias en el modelo económico que defienden ambas formaciones son obvias por lo que no es sorprendente esta postura, sobre todo cuando ya estamos con la precampaña a todo gas.

Lo más llamativo es el tono y las palabras que ha empleado el portavoz abertzale, Kike Fernández de Pinedo. Ha dicho que son los presupuestos de una «campaña xenófoba«, en referencia a la polémica en la que vive instalada la política municipal vitoriana desde que el alcalde iniciase su cruzada contra el fraude en la RGI y las ayudas sociales. Y ha recordado que «son los presupuestos de un partido podrido por la corrupción» en alusión a los escándalos que vienen sacudiendo al Partido Popular en los últimos meses.

Quedan todavía muchos meses hasta las elecciones municipales y puede resultar agotador para la ciudad que los grupos políticos sostengan un tono tan elevado de bronca todo el tiempo.

[/spb_text_block]



Dejar respuesta