(EFE).- El colectivo ecologista Eguzki ha reclamado hoy la paralización de todos los trámites para reabrir la central nuclear de Garoña (Burgos), así como la emisión inmediata de la orden previa a su desmantelamiento.

En un comunicado, Eguzki ha dicho que ante los resultados electorales, este colectivo no puede mirar «impasible» ante la petición de reapertura y funcionamiento de Garoña y ha exigido «dejar garantizado el cierre definitivo de la central».

Este colectivo ha puesto el acento en el debate de la seguridad y ha denunciado que «la voluntad mayoritaria ha pretendido ser violada con la posible reapertura de Garoña».

«Garoña es una planta nuclear que debería haber estado cerrada hace mucho tiempo por vieja, por peligrosa, por innecesaria, por estar amortizada y porque lo demanda la sociedad», ha subrayado.

El colectivo ecologista ha exigido a los gobiernos, partidos y empresas «que no pongan en peligro la vida de un millón de personas del entorno» de la central y que la cierren y desmantelen. EFE



Dejar respuesta