Es la monda. La Diputación quiere notificarse a sí misma una liquidación de impuestos y no se encuentra para pode hacerlo. ¡Cómo puede ser! ¡Dice poco del rigo de la institución!

«No habiendo sido posible practicar la notificación por causas no imputables a la administración y habiéndose realizado, al menos, los intentos de notificación exigidos, se cita a los obligados tributarios o representantes que a continuación se relacionan, para ser notificados».

Así versa el Boletín Oficial de Álava a fecha septiembre de 2020. Y aparece una lista de empresas que buscan por cuestiones de impuestos. En concreto por liquidación de retenciones de trabajo.

Lo curioso de la lista es que Diputación se busca a sí misma. Al Instituto Foral de Bienestar Social para la liquidación de retenciones correspondientes a 2018.

El Instituto Foral de Bienestar Social es un organismo autónomo, adscrito al Departamento de Políticas Sociales de la Diputación Foral de Álava, gestiona y coordina toda la actividad directa de los servicios sociales que integran la red pública de atención.

Algún ciudadano no se sorprende de nada. Un departamento de Bienestar Social que hace aguas por todos los lados. Con la gestión de las residencias o de centros de trabajo con discapacitados, y ahora con los impuestos.

Y avisa a los suyos: «Cuando transcurrido dicho plazo no se hubiera comparecido, la notificación se entenderá producida a todos los efectos legales».

Si no se encuentran ellos, cómo van a encontrar al resto de empresas. Algo falla en el sistema.

 


Compartir

2 Comentarios

  1. Ya no cabe un inútil más en esta provincia. La administración pública es patética tanto la autonómica, como provincial y la local. Si de mi dependiese privatizaba absolutamente todo mañana mismo, así se podría echar al personal incompetente a tomar por culo (cosa imposible con los funcionarios ya que no se les puede despedir) y conseguir que todo funcione mejor.

Dejar respuesta