Desde hace tres meses, la Policía Local incrementó su control sobre los ciclistas, en el marco de las acciones que forman parte del Plan Estratégico Municipal de Seguridad Vial 2018-2023. El objetivo fundamental es prevenir los accidentes de tránsito a través del cumplimiento de las normas básicas de precaución.

 

Los efectivos policiales empezaron a controlar el uso de las luces obligatorias, lo cual coincidió con el cambio de horario de invierno, así como el uso del casco en menores de 16 años. Además, iniciaron la vigilancia sobre los ciclistas, quienes deben conducir respetando las normas de tránsito, así como los espacios y horarios donde está permitido su paso.

 

Los agentes también iniciaron el control sobre el estado de las bicicletas, pues un inadecuado mantenimiento puede ocasionar problemas y fallas durante la conducción, especialmente cuando las condiciones meteorológicas afectan el estado de las vías. La Policía Local recordó a los conductores y ciclistas que es fundamental aumentar las medidas de prevención: guardar la distancia necesaria, circular con atención y evitar pasar por encima de la señalización horizontal.

 

De acuerdo con la misma policía, uno de cada tres ciclistas que circulan de noche no lleva luces. De un total de 350 bicicletas analizadas, 108 no tenían la iluminación necesaria. Además, los efectivos exhortaron a usar el casco y las luces en horario nocturna. En cuanto a los casos analizados, se aplicaron sanciones a los usuarios.

 

Cerca de 210 ciclistas fueron amonestados por distintas infracciones. Algunas de ellas fueron la ausencia de casco (15), ausencia de luces (108), no respetar semáforos, uso del móvil o auriculares, entre otras. Cabe precisar que los ciclistas fueron apercibidos pero no multados.

 

No obstante, los usuarios señalaron que el robo de luces está a la orden del día, por lo que muchos deciden no adquirir estos artículos por el hecho de tener que retirarlas cada vez que las dejan en algún lugar de estacionamiento.

 

En efecto, el robo de bicicletas es un problema que no solo afecta a la localidad, sino a todo el país. Hace un par de meses se capturó a dos jóvenes de 18 y 19 años por el robo de estos vehículos menores. A nivel nacional, se estima que uno de cada cinco españoles ha sufrido el robo de su bicicleta. La construcción de ciclovías ha crecido al mismo ritmo que el robo de estos vehículos.

 

Al respecto, la Policía Local recomendó a los ciclistas adoptar medidas de seguridad particulares para dificultar el trabajo de los ladrones. Para ello recomendó usar el candado para bicicleta correctamente, es decir, no solo amarrar las ruedas sino también el cuadro con un buen candado al aparcabicis. También debemos evitar hacerlo a mobiliario urbano y arbolado. En sus versiones más sofisticadas, los candados para bicicleta disponen de una clave de dígitos y están fabricados de acero endurecido.

 

De igual modo, hay sistemas de fijación para los componentes extraíbles de la bicicleta. Por último, la Policía Local recordó a los usuarios la existencia del registro municipal de bicis, el cual es gratuito y útil para localización de los vehículos en caso de robo.


Compartir

Dejar respuesta