multa dialogar
foto ajena a la información

Durante el fin de semana la Policía Local ha realizado 10 denuncias por no respetar las normas anti coronavirus. Se desploman las sanciones, ya que por ejemplo una semana antes hubo 106.

Curiosamente ocurre después de que se haya conocido que los agentes están de huelga de bolis caídos por su enfado con el Ayuntamiento. ¿Tendrá algo que ver? ¿O es que ya somos super formales?

La Policía vitoriana relaja la imposición de multas ¡Bolis caídos!

ESTE FIN DE SEMANA

Este fin de semana ha denunciado a 2 locales hosteleros por el incumplimiento del horario establecido en las medidas contra la Covid-19. Otro establecimiento fue igualmente denunciado por no vigilar el cumplimiento de medidas.

Asimismo, realizó 3 propuestas de sanción por incumplimiento en el uso obligatorio de mascarilla, 2 por no mantener la distancia de seguridad, y otras 2 denuncias más: una por saltarse el toque de queda y otra por no respetar la limitación máxima de 4 personas en reunión.

Hasta aquí la Policía Municipal (10 denuncias). Cuando aparece la Ertzaintza conjuntamente las cosas van a más. En Álava llegan a 133.  536 en Bizkaia, y 541 en Gipuzkoa.

EJEMPLO DE LA PASADA SEMANA EN VITORIA

La guardia urbana redactó 106 denuncias la mayoría relacionadas con la limitación de grupos de un máximo de 4 personas.

  • Superar la limitación de grupos de 4 personas: 23 denuncias.
  • No vigilar el cumplimiento de medidas “in vigilando”: 21
  • No usar mascarilla: 17
  • Incumplir el toque de queda: 15
  • Consumir alcohol en la vía pública: 9
  • No respetar entradas y salidas de la Comunidad Autónoma: 4
  • Uso inadecuado de la mascarilla: 2
  • Fumar sin mantener la distancia: 2
  • Incumplir horario en hostelería: 1
  • Otras infracciones: 12

Compartir

3 Comentarios

  1. Hace ya años los barandas de turno en la flowerpowercapital contrataron a un chamán de la movilidásostenible para que les iluminara. Y desde entonces sigue iluminándoles, a «preciojusto» como no podía ser de otra manera. El chamán hizo vudú a los automovilistas, y seguidamente alumbró la terrazalización caigaquiencaiga de todo el centro de la dicha capital pero con un buenfin: ganarespaciopalpeatón. Genial, logran espacio para alquilar a los hosteleros y logran una pista «segura» para todo tipo de artefactos rodantes, motorizados y sin motorizar, provistos desde 1 a 8 ruedas y no provistos de ningún tipo de papel de los que piden a los automovilistas. A todo esto, que el peatón que se las arregle. Y se acabó la gaita.

Dejar respuesta