Abusos en la Iglesia vasca: Cada día más denuncias
foto ajena a la información

El Parlamento Vasco ha culminado este jueves un trabajo desarrollado durante cuatro años que rompe el silencio de los abusos sexuales a menores, propone medidas para prevenir, detectar, atender y judicializar estos casos, pide a la Iglesia el reconocimiento del daño ocasionado y a la administración un registro de víctimas y victimarios.

El pleno de la Cámara vasca ha aprobado por unanimidad el informe de la ponencia parlamentaria para la prevención, verdad y reparación en los casos de abusos sexuales a menores que se puso en marcha en 2019, se interrumpió unos meses en 2020 por la disolución de la Cámara y se retomó ese mismo año hasta su aprobación este jueves.

Todos los grupos parlamentarios y víctimas que han participado en el trabajo han confiado en que se pongan en marcha sus recomendaciones después de que los abusos sexuales a menores hayan estado silenciados, olvidados e invisibilizados por la sociedad, las instituciones o la Iglesia.

Entre las medidas el informe pide la revisión y actualización de los protocolos en las administraciones, Osakidetza, centros educativos, Ertzaintza e incluso en el ámbito judicial con la creación de juzgados específicos.

Pide a la Iglesia que reconozca el daño causado

Solicita medidas específicas de reparación de las víctimas de la Iglesia como el reconocimiento del daño ocasionado y «en su caso la puesta en marcha de medidas indemnizatorias» y la posibilidad de que en casos prescritos se habiliten procesos para reparar el daño causado a las víctimas.

Recomienda establecer un sistema público de acceso universal para un tratamiento terapéutico que atienda a niños y personas adultas que fueron víctimas en la infancia y la adolescencia.

Asimismo solicita que se habilite un registro específico sobre víctimas de abuso sexual y victimarios.

 Este registro, añade, debería incluir datos sobre el área en el que se ha producido abusos, de donde procede la notificación (sanitaria, escolar, familiar), el tipo de abuso sexual, el territorio histórico, el estado en que se encuentra el caso y el nivel de intervención.

Una de las denuncias que han puesto las víctimas sobre la mesa es la dificultad que han tenido muchas de ellas en poder identificar y posteriormente denunciar aquella violencia que han sufrido.

La justicia no es amigable con las víctimas

El texto aprobado constata que los procedimientos judiciales no están adaptados a la infancia, ya que los niños de media tienen que declarar lo que les ha ocurrido cuatro veces ante cuatro profesionales distintos, lo que les expone a revivir el abuso y perjudica la credibilidad de su testimonio por eventuales contradicciones.

El informe recuerda que en muchos juzgados no existen espacios amigables para que la infancia pueda prestar su testimonio de forma adecuada y pide estudiar la creación provisional de juzgados de Instrucción en cada una de las capitales vascas que actúen como juzgados de guardia para atender estos casos.

Aboga por impulsar la creación de estructuras judiciales y fiscales especializadas en violencia contra la infancia.

El Parlamento Vasco recomienda también que se estudie la necesidad de poder contar con una normativa que regule la posibilidad de solicitar bajas laborales en aquellos periodos en los que las víctimas de abusos sexuales en la infancia y la adolescencia puedan encontrarse con dificultades de asistencia a sus puestos de trabajo.

La Cámara advierte del «vacío institucional y social que ha rodeado esta violencia», que ha acarreado un «silencio impuesto a las víctimas que ha agravado su situación» y recomienda que el Parlamento recuerde anualmente el 19 de noviembre, Día Internacional para la Prevención contra el Abuso Sexual Infantil, mediante declaraciones y actividades que ayuden a la visibilización de esta violencia.

En cuanto a los protocolos, en el ámbito educativo apuesta por una formación adecuada tanto del profesorado como de las Ampas, también en los espacios de tiempo libre y deporte y en el sanitario plantea que los abusos sexuales a menores se recojan en la historia clínica si así lo desea la víctima para poder dar una atención sanitaria integral. EFE



1 Comentario

Dejar respuesta