Vitoria-Gasteiz cuenta con un gran número de zonas verdes urbanas, con amplios parques y paseos repletos de vegetación arbórea, arbustiva y zonas de césped. Y en genral, mal cuidados hace unos años. Sin segar con ritmo y en formato selva. Incluso sin riegas en muchos momentos. Una estética que desagrada a muchos ciudadanos, pero que alegra a los pajaritos.

Todos estos espacios verdes también funcionan como ecosistemas de buena calidad. Así lo demuestra la gran variedad de especies de aves que habitan actualmente en la capital alavesa. En el último año, se han observado un total de 72 especies de aves distintas en la ciudad. Y en ese sentido, el Ayuntamiento trabaja para mantener y aumentar esta diversidad de avifauna a través de distintas iniciativas como la gestión de las siegas, la plantación y el manejo de árboles y arbustos y la colocación de cajas nido.

Una zona de refugio y alimentación vital para las aves, sobre todo para las más pequeñas (paseriformes), es la hierba. Para conseguir una altura adecuada para ellas, el Departamento de Movilidad y Espacio Público, en colaboración con la Unidad de Anillo Verde, realiza una siega a 5 cortes anuales en varias zonas de la ciudad, aunque la mayoría de las zonas se siegan con una frecuencia de entre 10 y 13 cortes al año. De esta manera, se consigue que en estas áreas que se siegan cinco veces al año se pueda refugiar fauna de pequeño tamaño como los insectos. De estos insectos, a su vez, se alimentan pequeñas aves cómo la Curruca capirotada (Sylvia atricapilla), el Jilguero europeo (Carduelis carduelis) o el Papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca), que visita la capital alavesa en verano y esta catalogada como “Rara” en Euskadi. Otra medida de gestión sostenible adoptada para favorecer la biodiversidad es realizar una inspección visual previa a las podas y cortas de los árboles para garantizar que no se actúa sobre árboles en los que las aves están criando.

La presencia de tal variedad de aves se debe a la calidad del hábitat, dice el Ayuntamiento, que se consigue en gran parte gracias al fomento de la máxima variedad de especies vegetales, a la alta densidad de zonas verdes, a la gestión de las siegas (hacer menos) y a medidas concretas como la colocación de las cajas-nido que realiza la unidad de Paisaje del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.

Caja para autillo instalada

 

Por otro lado, en 2021 se van a colocar 34 cajas-nido de Autillo europeo (Otus scops) en distintas áreas de la ciudad. Se trata de una pequeña rapaz nocturna migradora, que se alimenta sobre todo de grandes insectos y que ha colonizado nuestra ciudad en las últimas décadas. Estos elementos se van a instalar en diferentes parques de la ciudad, tanto en aquellos donde se conoce su presencia  para que se asienten definitivamente, como en otros lugares en donde está ausente. El criterio básico para colocar estas cajas-nido es en árboles grandes y maduros que se sitúen lo mas alejado posible de viviendas, para evitar así molestias tanto para la rapaz como para la ciudadanía.

Lavandera blanca

En el año 2017, además, desde la Unidad de paisaje Urbano se puso en marcha una red de 100 puntos de seguimiento anual de las poblaciones de aves que crían en las zonas verdes urbanas. En el año 2020 se han observado hasta 72 especies diferentes. Sorprende su gran diversidad, ya que dentro de la propia ciudad encontramos tanto especies de aves vinculadas a medios agrarios (29 especies), como un grupo muy numeroso de especies forestales (25 especies, 32,4%), también algunas aves eminentemente urbanas (7 especies), e incluso 11 especies de aves acuáticas, aunque en la mayor parte de los casos vinculadas a la proximidad  del humedal de Salburua.  Esta riqueza refleja la variedad de ambientes que se pueden encontrar en la red de zonas verdes urbanas y periurbanas de Vitoria-Gasteiz y su potencial para la conservación e incremento de la biodiversidad.

Petirrojo

 


Compartir

2 Comentarios

  1. Si beneficia a los pajarillos me parece genial, también les beneficiaría, que se tuviera un poco mas de control sobre la proliferación de urracas, que desplazan a los gorriones y demás pajarillos.
    Sobre el cuidado de estos jardines urbanos, también tengo que decir que la semana pasada, vi entrar una rata del tamaño de un conejo, en los jardines que hacen de mediana en la calle Baiona…

  2. Me sumo a «hola» en cuanto a la preocupante proliferación de urracas y en como contribuyen a desalojar a nuestros pajaritos de compañía tradicionales como son los gorriones; es alarmante como han dejado de verse. Tampoco tenemos necesidad de tantísima paloma. El Ayuntamiento debiera de hacer algo para controlar a estas dos aves, urracas y palomas.

Dejar respuesta