txakoli

(EFE).- La vendimia de 2017 de txakoli en Álava cayó el año pasado cerca de un 43 por ciento respecto a la de 2016, aunque la añada ha sido calificada hoy de «muy buena».

La dirección de la Denominación de Origen Arabako Txakolina se ha reunido hoy en Vitoria para dar a conocer el resultado de la cata de la cosecha de 2017.

Los resultados de los análisis del laboratorio de la Universidad del País Vasco hechos con muestras de todas las bodegas revelan que el 56 % del txakoli de 2017 es excelente, el 30 % muy bueno y el 2,8 % bueno.

Para que la añada tenga una calificación determinada se necesita alcanzar el 75 % del total de las muestras, por lo que la de 2017 tiene una catalogación de «muy buena».

El secretario gerente de Arabako Txakolina, José Antonio Merino, ha dado a conocer esta catalogación y ha explicado que la cosecha del año pasado fue un «auténtico desastre» marcada por la helada de la noche del 27 al 28 de abril que «machacó» los viñedos.

Merino ha dado a conocer que en la cosecha de 2016 se recogieron 660.00 kilos de uva con los que se pudieron sacar al mercado 580.000 botellas. Con la caída de la cosecha de 2017, para esta última añada se han embotellado 350.000 unidades.

El secretario gerente de la DOC ha avanzado que para la cosecha de 2018 la primavera está siendo «muy adecuada» y que se espera que no se produzca ninguna helada de último momento que pueda perjudicar el cultivo.

Arabako Txakolina ha nombrado hoy embajador de estos caldos alaveses al cocinero vitoriano Diego Guerrero, chef del madrileño DSTAgE.

Guerrero ha agradecido esta distinción y ha reconocido lo «duro que tiene que ser trabajar de sol a sol y que la meteorología se cargue la mitad de la cosecha». EFE


Compartir

Dejar respuesta