foto irekia

EFE.- El lehendakari, Iñigo Urkullu, considera que la huelga convocada este martes en la educación está «totalmente injustificada» y no pretende lograr un regreso más seguro a las aulas sino que obedece a «la crítica política», por lo que ha llamado a los sindicatos a «arrimar el hombro» ante una situación «imprevisible» como la causada por la pandemia de covid-19.

En una entrevista en EiTB, Urkullu ha rechazado que el Gobierno Vasco no haya dialogado con los agentes educativos y ha recordado que desde junio los responsables del Departamento de Educación han celebrado 23 reuniones con ellos.

Ha subrayado que el Ejecutivo apuesta por la docencia presencial y que desde el inicio de la pandemia ha desplegado «todos los recursos» para que la vuelta a clase sea haga de la manera más segura. Así, ha dicho, se diseñó un protocolo en junio que fue adaptado en septiembre ante la evolución de la covid durante el verano.

Por todo ello el lehendakari ha considerado que la huelga está «totalmente injustificada» y se enmarca en una estrategia de «tensionamiento al Gobierno», cuando «ante algo imprevisble e imprevisto corresponde arrimar el hombro».

Ha reconocido que en esta legislatura la pandemia obligará a «redoblar esfuerzos» para gestionar la situación sanitaria y emprender la reconstrucción económica y social y ha recalcado que no se recortarán los servicios públicos «esenciales», es decir los relacionados con la educación, la sanidad y la protección social.

«Nuestra trayectoria nos avala», ha proclamado el lehendakari, que ha expuesto que su gabinete lleva siete años incrementando la dotación presupuestaria de los citados servicios esenciales, aunque eso sí dada la crisis económica causada por la pandemia «habrá que priorizar».

En todo caso, ha dicho, el Gobierno Vasco cuenta con varias herramientas para evitar recortes: la reorganización del gasto público, la capacidad de endeudamiento gracias que le otorga su solvencia y los fondos europeos «Next Generation», aunque ha recordado este dinero no llegará hasta el segundo semestre de 2021 y que no aún no se sabe cuánto dinero corresponderá a Euskadi.

Preguntado por la posible congelación salarial a los empleados públicos, el lehendakari ha evidenciado que se trata de una hipótesis que «aún no se ha planteado» aunque el Gobierno Vasco podría verse obligado a aplicarla en caso de que el Ejecutivo español recurra a normativa básica para regularla.

En cuanto a la incidencia de la covid en Euskadi, Urkullu ha señalado que el País Vasco es una autonomía «puntera» en PCR por 100.000 habitantes y que precisamente del elevado número de test «se derivan» muchos de los casos detectados, que además en su mayoría son asintomáticos.

Los rebrotes registrados durante el veranos son «las consecuencias de la vida social», ha señalado el lehendakari, que ha pedido «humildad colectiva» ante el virus porque habrá que convivir con él hasta que haya una vacuna o tratamiento eficaz. En Euskadi no habrá en todo caso confinamientos cuando haya repuntes, sino que se optará por medidas «quirúrgicas» en los lugares afectados sin llegar a ese extremo.

Por otro lado, ha considerado «desafortunadas e injustas» las declaraciones del consejero cántabro de Sanidad responsabilizando a los veraneantes vascos de los rebrotes en esa comunidad. En este sentido ha señalado que en Santoña -localidad que fue confinada- los casos se localizaron en conserveras por lo que «no tenían nada que ver» con los vascos de visita en el pueblo.

Ha señalado en este sentido que habló al respecto con el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, y que este «se disculpó totalmente».

Urkullu: El paso de Emakude a Igualdad es voluntad de mejorar y evolucionar

Vitoria, 14 sep (EFE).- El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha asegurado que la salida del Instituto vasco de la Mujer, Emakunde, de Lehendakaritza y su traslado al Departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales obedece a la «voluntad de mejorar en la concienciación» y también a la «voluntad de evolución».

En su tercer mandado como lehendakari Urkullu, ha modificado la estructura del Gobierno y Emakunde, que desde su inicio ha dependido del área de Presidencia ha pasado a la cartera liderada por Beatriz Artolazabal, que por primera incluye la denominación de «Igualdad».

Este cambio ha sido criticado por quien fuera directora de Emakunde entre 1988 y 2005, Txaro Arteaga; por la secretaria general de este organismo entre 1988 y 1999, Itziar Fernández; así como por partidos como EH BIidu y Elkarrekin Podemos y por el Movimiento Feminista de Euskal Herria que ha hecho público un documento para pedir que este organismo vuelva a Lehendakaritza

En una entrevista en EiTB, Urkullu ha asegurado que este cambio organizativo se enmarca en «la voluntad de mejorar en la concienciación y el compromiso desde la institución, también aplicado al conjunto de la sociedad». El paso de Emakunde al Departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales le permitirá «mejorar su proyección social en la lucha por la igualdad».

Ha señalado que en la actualidad, 32 años después de la creación de este instituto, todos los departamentos del Gobierno Vasco tienen un unidad de igualdad y que estar adscrito a Lehendakariza no le otorga «un pátina más de transversalidad», ya que esa presencia transversal vendrá de la mano de la implicación de los distintos departamentos del Ejecutivo.

El lehendakari ha destacado además que el Gobierno autonómico incluye por primera vez la denominación «Igualdad» en un Departamento y que el hecho de «vincular la igualdad a los derechos humanos» en una misma consejería «da una mayor amplitud al concepto de igualdad donde también encaja Emakunde. EFE


Compartir

Dejar respuesta